Prepararse para un nuevo ciclo, la E.S.O.

prepararse para la ESO

Quizá te extrañe, dadas las fechas que nos acompañan, que tratemos un tema de esta índole, pero sabemos que el aspecto educacional preocupa especialmente a muchas familias, y este asunto no se toma vacaciones, todo lo contrario, pasado el curso, llega un buen momento para planear nuevas estrategias, reflexionar sobre la causa de los problemas que hayan aparecido y, máxime si hay que empezar un nuevo ciclo, saber a qué atenerse.

El paso de la primaria a la enseñanza secundaria es especial y diferente, por varias razones. El primero, y más importante, es el aumento del número de las asignaturas y el horario de la jornada escolar, que también se traslada en mayor cantidad de tiempo dedicado al trabajo y al estudio en casa. Si la escuela no tiene implementada la Secundaria la dificultad se añade cuando se cambia de centro escolar, ya que aquí suele romperse la trabazón con compañeros y docentes, lo que implica una nueva adaptación. Además de esto, hay que enfrentarse a decisiones importantes y de especial trascendencia, como la elección de una modalidad bilingüe o no optar por esta modalidad, con las consiguientes dudas de si se habrá o no tomado la decisión más acertada.

Si bien no hay que dramatizar y tomarlo con calma es necesario planificarse bien y ser conscientes de que la situación ha cambiado y necesita de una mayor implicación. Es necesario que conozcas los principales factores que conllevan al fracaso, para que sepas en qué frentes actuar.

1.- Fallo en el sistema empleado para estudiar y organizar el material de estudios. Ahora tendrás más carga de trabajo, y si no prestas atención a este aspecto, lo que conlleva no tener bien ordenados los apuntes, o no tenerlos completos, llevar deberes atrasados, falta de esquemas para estudiar y resúmenes, etc,… te puedes ver desbordado y esto,  sin duda, dificultará la concentración.

2.- Fallo en la planificación de las horas dedicadas al estudio, lo que provoca que no exista una organización ni un horario fijo e inamovible que respetar. Esto no solo ralentiza el ritmo adecuado sino que el retraso se va acumulando y llegado un examen, por ejemplo, se nota que el trabajo se amontona.

3.- Fallo en la motivación. Estar poco interesado/a y mostrar indiferencia en sacar adelante un curso es un problema importante, y es necesario conocer las causas. Conformarse con un aprobado solamente denota, a las claras, conformismo y poco espíritu de superación, pero también puede ser la punta de una espiral de problemas subyacentes como falta de seguridad o baja autoestima.También puede estar provocado por recibir una información errónea, como el hecho de escuchar lo típico de que aunque se saquen suspensos no se repetirá, lo que evita cualquier esfuerzo extra. Hay que evitar desmerecer la formación y darle el lugar que merece, siempre.

Si ya se han producido problemas en el curso anterior es muy probable que la causa se encuentre dentro de estos errores, si todo ha transcurrido bien es importante, así mismo, tenerlos bien presentes para no caer en ellos y detectarlos llegado el caso.

Te puede interesar

Escribe un comentario