Prepárate un buen método para aprobar tus oposiciones

Aprobar tus oposiciones

A la hora de prepararte para una oposición debes tener bien clara ciertas cosas. Si para aprender las cosas te limitas a leer el tema, hacer una lectura del folio ligera o profunda, un primer y segundo subrayado, un esquema, un resumen y lecturas del resumen intentando fijarlo y pasarlo al folio siguiente, en realidad no estás estudiando, sino que lo estás dejando “prendido con alfileres” y en los repasos irás perdiendo calidad o te estancarás, porque no puedes ni resubrayar, ni reesquematizar, ni volver a resumir, y aunque pudieras, no tendrías tiempo, pues al repasar deberías ir más deprisa. Por eso, cuando los opositores empiezan a repasar, meses o incluso años después, descubren que no se acuerdan de las cosas que estudiaron y se hacen presas del desaliento.

Debes lograr que lo estudiado aguante de verdad en tu memoria porque si lo estudiado aguanta, podrás reestudiarlo y mejorar el resultado de la vez anterior. Así es como se hace. No basta con aprenderse los temarios, hay que tener precisión y calidad, y esto no se logra estudiando a la ligera como hacías en el colegio o la universidad. Aquí los temarios son más extensos y densos y al tardar más en llegar al final, y haber muchos datos, las cosas se olvidan antes.

Con cada minuto de estudio, el opositor aumenta su ventaja respecto a sus competidores y en un momento particularmente competitivo como éste, en el que los Tribunales han elevado el nivel de exigencia, estas “pequeñas ventajas” son ahora más importantes que nunca y el éxito será para aquellos que mejoren su rendimiento y tengan la humildad de atreverse a cambiar cosas. Puedes lograrlo dándolo todo y con la técnica más depurada. Si te lo propones lo conseguirás.

Te puede interesar

Escribe un comentario