Presentarse a una oposición con una discapacidad

presentarse a una oposición con una discapacidad

Hasta hace bien poquito las personas con algún tipo de discapacidad no tenían muy claras sus posibilidades de acceder al empleo público, ya que no existía una regulación al respecto.  Fue a partir de la aprobación de un real decreto, en el año 2004, cuando se determinaron unos ajustes, estableciéndose las bases por las que toda convocatoria debería regirse a la hora de distribuir las plazas.  Llegados a este punto, los diferentes organismos públicos competentes de convocar algún tipo de oposición han de reservar un mínimo de plazas para personas con discapacidad establecido por ley, a razón de un 5% del total, incluso más si han quedado desiertas en una convocatoria anterior.

Así pues, si es tu caso y si te asaltaron las dudas, te decimos que podrás presentarte a cualquier plaza convocada por un organismo público, haciendo constar en tu solicitud las adaptaciones que sean necesarias en tus circunstancias para realizar las pruebas. Es importante destacar, así también, que para que puedas ocupar una plaza de discapacitado/a deberás tener certificado un grado igual o superior al 33%. Esto no te será requerido hasta que hayas sido seleccionado para la plaza.  Por otro lado, también te pedirán que acredites tu aptitud e idoneidad para el desempeño del puesto de trabajo al que aspiras. Es muy probable que ya poseas estos documentos, pero si te decides a obtenerlos puedes consultar en la Delegación del Instituto Nacional de la Seguridad Social de tu ciudad.

Como verás, que poseas una discapacidad no es óbice para que consigas tu sueño de ser funcionario/a. Como cualquier otro/a aspirante, deberás prepararte concienzudamente para superar con éxito las pruebas y ejercer más tarde en tu puesto de trabajo. Deberás seleccionar muy bien aquellas convocatorias en las que te interese participar y atender a las bases, fechas y número de plazas ofertadas por si te interesa.

Te puede interesar

Escribe un comentario