Probar un curso antes de realizarlo, ¿es posible?

Partiendo de la base de que no hay nada mejor que caminar para conocer el camino, no es menos cierto que en determinadas ocasiones es posible probar un objeto antes de adquirirlo definitivamente; en el caso de los cursos hay formas para poder llegar a convencernos un poco más de que nuestra inversión, en tiempo y dinero, merecerá la pena, y es que a la hora de hacer un curso ni abandonar ni obtener malos resultados suelen estar entre nuestros objetivos prioritarios.

Empezamos insistiendo nuevamente en el hecho de que primero te informes de todas las características de la formación para que no te quede ninguna duda al respecto: metodología, temario, duración, profesorado, prácticas, titulación, …  Toda esta información suele estar visible de forma pública en el sitio web del centro de estudios, y te la pueden ampliar de forma más detallada cuando les haces una consulta personal.  Además, para conocer cuanto de cierto hay en lo que prometen los centros de enseñanza están los testimonios de otros alumnos. Estos los encontrarás fácilmente en foros y comunidades temáticas.

Usa las “Demos”

Muchas de ellas están disponibles igualmente en la web del centro. Suelen consistir en una de las lecciones del propio curso o ser un propio curso ficticio pero con el mismo desarrollo que uno real. Con la Demo puedes adentrarte en el entorno donde se desarrollará la formación, conocer la interfaz de trabajo, el sistema de soporte o la dinámica de las clases.  Si la demo no está visible puedes pedir que te permitan realizarla, y si esto no es posible entonces siempre podrás escoger otro centro que sí te lo posibilite. Muchas veces, por no decir siempre, se desestima esta posibilidad y puede ser muy definitoria en la mayoría de los casos.

Te puede interesar

Escribe un comentario