Profesionales del Derecho, vitales para nuestra sociedad

Para poder cumplir fielmente con los preceptos que marca la ley hay que conocer ésta, y para conocerla al completo es necesario saber su ordenación e interpretarla. Hay un dicho que reza que “hay que tener siempre a un abogado cerca”, y no se aleja mucho de la realidad, teniendo en cuenta que cada uno de nuestros actos debe realizarse cumpliendo determinadas disposiciones y trámites.

La Carrera de Derecho.

El Derecho es el conjunto de leyes y normas que regulan la sociedad, es decir, las relaciones del Estado con los ciudadanos y de los ciudadanos entre sí. El licenciado en Derecho es un profundo conocedor de este sistema de reglamentos que rigen la sociedad y las personas, interpreta las leyes y su aplicación. Ejerce, además, como vehículo de comunicación con los tribunales de justicia, y su principal labor se entiende como parte representante de demandados, cuyo fin es el de su defensa y garantizar que ésta se cumpla siguiendo las normas que garanticen los derechos fundamentales de las personas y las instituciones. También está capacitado para la creación de nuevas normas y leyes.

Puede ejercer la abogacía de forma global o especializarse, y dedicarse a la resolución de conflictos laborales, asesorando en la creación de empresas, como especialista de legados y patrimonios, en la resolución de conflictos en divorcios y separaciones,…

Salida Laboral. Tras finalizar la preparación pertinente, el licenciado en Derecho encuentra un campo ocupacional prácticamente ilimitado, ejerciendo, tanto de forma pública como privada en todo tipo de empresas, en Magistratura, Ministerios, Secretarías ministeriales, Tesorerías y municipalidades, Notarías, Juzgados, asesorías, Embajadas y otros organismos internacionales, Bancos, Servicio diplomático, Fuerzas armadas, medios de comunicación, etc… así también ejercer como profesional autónomo, en su propio despacho o como miembro de un bufete.

Te puede interesar

Escribe un comentario