Pros y contras de la reducción de jornada

Si eres funcionario interino y eres llamado a adjudicaciones, éstate bien atento a el número de horas que te ofrecen, pues está muy de moda ofertar a modo “impositivo” reducciones de jornada.

Las reducciones de jornada, de un tercio, de media jornada, etc, están muy bien si te interesan… Si no, son un fastidio pues son un recorte importante en el sueldo mensual. Por eso, debes saber, que no es obligado tragarte la reducción de joranada si no te conviene.

Si el puesto de trabajo ofertado te pilla al lado de casa, implica que evitarás traslado de vivenda, gastos de viajes y ganarás en tiempo personal para ponerte a estudiar. Además, mientras estás trabajando, aunque sea de reducción de jornada, estás puntuando para tener méritos profesionales. Si tuvieras esta situación de cercanía, la reducción de jornada te convendría.

Pero si te mandan a otra autonomía, donde los peajes, trenes y autobuses son el pan de cada día, donde hay que invertir lo que ganas en vivienda, y donde las condiciones más te perjudican que te benefician, no te conviene, espérate a que te ofrezcan algo mejor.

Asesórate en un síndicato. Normalmente no hay ningún problema en rechazar una reducción de jornada. Suelen ofrecerlo como si fuera obligado para que la gente lo coja, pero si preguntas si te puedes negar, te dirán la verdad.

Te puede interesar

Escribe un comentario