Queeky, reproduce el proceso creativo

Queeky herramienta de dibujo

La creatividad es el reflejo de nuestro carácter, estado de ánimo y sensibilidad, tres cualidades íntimamente relacionadas con la inspiración. En el periodo escolar el desarrollo de las artes plásticas se convierte en algo más que un mero entretenimiento para los niños, es darles vía libre para expresarse en un lenguaje universal, porque el arte no tiene idiomas. Como decía el filósofo griego Platón: “el arte debe ser la base de toda forma de educación natural y enaltecedora…”

Por ello, dotar a los niños, y no tan niños, de herramientas para estimular su creatividad es algo más que facilitar la creación de una obra de arte, es llenar una página de nuestra historia.

Aparcando el pensamiento meramente filosófico y centrándonos en un provecho más inmediato, el eje de nuestro mensaje se centra en la importancia de utilizar todo tipo de recursos para nuestro talento artístico, ya sea en el aula o en casa. Si aprovechamos las nuevas tecnologías, si explotamos la oportunidad de interactuar, el resultado puede ser meramente provechoso.

Más de una vez hemos indagado en la de hoy no es ni mejor ni peor de las que ya te hemos ido mostrando, sino algo diferente, porque aporta una nota de originalidad, como ahora veremos.

Queeky parte de la base de ser un completo programa de creación de dibujo mediante una mesa de trabajo virtual. Ofrece, como muchas de estas aplicaciones, diversas utilidades para simplificar y enriquecer los procesos: efectos de degradado y capa, pinceles, herramienta lápiz, lazo, deformación, etc… Una vez terminado el trabajo es posible guardarlo en la propia galería online personal (para lo que nos pedirán registrarnos) o nuestro ordenador, y gracias a lo que hoy en día suponen las redes sociales nos permite compartir con otros usuarios nuestro trabajo, incluso crear grupos de miembros con afinidades artísticas.

Hasta aquí todo, más o menos, dentro de lo ya conocido. La particularidad, ese toque personal y diferente, lo constituye el hecho de que cada obra puede “reproducirse”, es decir, mostrar su proceso de creación, desde el primer al último trazo. ¿Y cómo es esto?, pues sencillamente porque mientras trabajamos con el lienzo de Queeky nuestro trabajo está siendo grabado, y al guardar la imagen final también estamos dejando constancia de todos y cada uno de los pasos que nos han llevado hasta ella, de tal manera que ver una pintura o un dibujo en Queeky es “reproducir” una pintura.

Queeky

Podemos asegurarte que en nuestra experiencia gozamos infinito, no tanto quizá con la obra propia (nos costó lograr algo decente que poder mostrarte), sino con la “reproducción” de algunos dibujos realmente sorprendentes y absolutamente maravillosos. En su galería tienes una buena muestra de lo que te estamos diciendo. Para deleitarte con los pasos de creación tan solo tienes que pulsar el botón del reproductor, como si de un video cualquiera estuviéramos hablando.

No te pierdas la experiencia de probar tus propios límites creativos y de revivirlos cuantas veces quieras, con Queeky es posible, ¿te atreves?…

NOTA: Imágenes extraídas de trabajos expuestos en la galería pública de Queeky.com

Te puede interesar

Escribe un comentario