Quiero opositar ¿qué hay que hacer? (II)

pasos a seguir para opositar

Cuando uno decide opositar existe la típica duda de ¿cuánto tardaré en aprobar?, pero hay quien también incluso antes de empezar ya está hecho un lío.  En el artículo del día de ayer te fuimos dando algunas claves de los puntos esenciales que deberás tener en cuenta cuando te plantees seriamente iniciar la oposición con vistas a aprobar y ser funcionario.  Retomemos el hilo.

Una vez que has visto que por tu titulación es posible una determinada plaza, y tras haber calculado los costes en el supuesto de que te toque vivir fuera de tu ciudad, deberás hacerte un habitual de los diferentes Boletines Oficiales y provinciales, pues es aquí donde se publican todas las convocatorias. También es una excelente opción consultar en y foros, donde obtienen puntualmente información al respecto; otra alternativa pasa por suscribirte a sus nuevas publicaciones, de esta manera te llegarán sin que tengas que hacer nada.

Cuando todo esto lo tienes dominado, cuando ya sabes que oposición prepararás y una de las plazas que buscas ya ha sido convocada y tienes claros requisitos, fechas de plazo, etc., empiezan los trámites administrativos, para los que deberás estar muy atento si no quieres quedar fuera de la convocatoria. Lo primero será abonar las tasas de los derechos de examen, cuyo importe también figurará en la publicación del Boletín correspondiente, así como la entidad en la que podrás hacer efectivo el pago (vía telemática, ventanilla,…).

Después le toca el turno a la instancia, que deberás presentar dentro del plazo establecido en la convocatoria y según el procedimiento indicado en la misma. Lo siguiente será esperar a la lista de admitidos, y si estás en ella inscrito ya has avanzado una primera parte del camino exitosamente. ¿Qué te queda? ciertamente lo más duro, pero lo que puede llevarte a la meta: estudiar; para ello deberás crearte un plan de estudios, llevar una vida ordenada, descansar y alimentarte adecuadamente, prepararte a la vez para las pruebas físicas (si tu oposición lo requiere) realizar simulacros de exámenes y -muy importante- estar muy atento a las fechas de exámenes para presentarte en el día y hora señaladas. Si la convocatoria te obliga a desplazarte fuera pero te permite elegir la provincia más cercana donde realizarás el examen también deberás prepararte para salir con tiempo suficiente y no llegar tarde.

Como ves opositar no es “coser y cantar” pero tampoco tiene mayor misterio si conoces todos los pasos, y si te lo tomas en serio no habrá nada ni nadie que te impida llegar a tu objetivo, así que adelante!

Te puede interesar

Escribe un comentario