Saber redactar: Tipos de texto

La vida diaria es vida social y en ella cada elemento del tejido forma parte de una red de comunicaciones en el que todos los seres estamos comprometidos. Esta gran telaraña social usa señales, ondas, signos impresos. De esta forma transmite su pensamiento. Así, el texto es el cuerpo físico de las ideas.  La comunicación escrita es un medio de expresión característico del ser humano y desde su invención, en los albores de la historia, no ha dejado de ser la herramienta expresiva más utilizada.

3682130355_e0d1ea4f70

La palabra evoluciona, efectivamente a otros soportes, ayer en tablillas de barro y hoy en la pantalla líquida. Antes mediante una maza y un punzón de piedra, ahora conduciendo datos digitales desde programas informáticos. La palabra se agiliza en otros escenarios pero nunca pierden vigencia.

Tras comprender la relevancia del recurso textual se descubre que saber redactar trae consigo muchas ventajas porque el recurso expresivo del lenguaje escrito es una extensión del pensamiento.

Un texto puede ser de varios tipos:

Texto comunicativo (Mensaje de correo electrónico, mensaje de texto en el móvil, carta postal, entradas en foros y comentarios) Los textos comunicativos avisan, preguntan o responden. Son textos que se nutren del feedback entre al menos dos personas. El texto comunicativo puede ser de carácter formal o de carácter informal.

Texto informativo (Noticias en periódicos, redacción previa de noticias para sistemas de audio o audiovisuales, artículos publicados en internet) El texto informativo es mayormente unidireccional. Mediante el texto informativo se informa al lector, se relata un suceso o hecho real.

Texto publicitario (propagandas, comerciales, publicidad en general) El texto publicitario se vale de todo tipo de herramientas para seducir al lector acerca de un producto comercial.

Texto literario (Cuentos, novelas) Suelen ser narrativos pero difieren mucho de una narración informativa en tanto que el escritor utiliza recursos para atrapar al lector. Además, los textos literarios, si bien pueden constituir narraciones de sucesos verdaderos, están enrriquecidos por el autor.

Texto lírico (Poesía, canto) El texto lírico aprovecha la imaginación del lector para crear “imágenes mentales” y despertar emociones. Se vale mucho de la metáfora.

Texto de estudio (monografías, libros, artículos de divulgación) Suelen ser más explicativos, se valen del conocimiento de la manera en que aprende o se informa el lector. Son muy estrictos en cuanto al formato de redacción y al citado de las fuentes. Están escritos en tercera persona y guardan gran coherencia verbal, evitándose en lo posible las conjugaciones pretéritas y futuras.

Te puede interesar

Escribe un comentario