Seis claves para estudiar una oposición

DOCU_GRUPO

Escoger una oposición es una de las decisiones más importantes en la vida de un opositor. Dependiendo de la decisión que tomes será en gran medida el éxito que puedas tener o bien el fracaso. No todo el mundo está apto para presentarse a las mismas oposiciones ni en todas ellas existen las mismas barreras, por lo que a no ser que tu determinación esté enfocada a unos estudios vocaciones, lo mejor es que estudies bien lo que harás. A continuación te vamos a mostrar las seis claves para que puedas decidirte:

1. Busca una oposición que acorde a tus estudios y tu preparación académica. Si eres diplomado o licenciado no caigas en la tentación de optar por una oposición de una categoría menor y por lo tanto más asequible. Debes saber que cuanto menos exigente sea una oposiciónmayor competencia habrá por las plazas. Otra cosa es que te prepares para unas oposiciones de grado A1 o A2, y puedas decidir presentarte a otras de grado inferior que compartan el mismo temario.

2. Consulta el histórico de las oposiciones. Cuando tengas a tu alcance varias opciones lo mejor es consultar su trayectoria. Esta labor de investigación te ayudará a decantarte por una oposición u otra. Fíjate en datos como la periodicidad de cada convocatoria, los ratios de plazas y aspirantes, los temarios utilizados y las fechas de los exámenes.

3. Escoge una oposición compatible con tus circunstancias personales. Debes tener en cuenta dos aspectos: si dispones de las condiciones para estudiar a tiempo completo, y si el plazo de tiempo del que dispones es suficiente. Muchas oposiciones precisan un nivel de exigencia y dedicación a tiempo completo.

4. Ten en cuenta las condiciones laborales y los destinos. Fíjate en el primer destino que te puedan asignar cuando apruebes la oposición ya que por lo general determina el ámbito geográfico en el cual desarrollarás tu labor. No es lo mismo ser funcionario de carrera que personal laboral.

5. Fíjate en su proyección profesional ya que algunas oposiciones pueden servirte de puente para realizar otra oposición en el futuro o que te sirva para cambiar de ámbito geográfico o mejorar tu condición profesional.

6. Piensa en tu currículum. Si eliges una oposición que se ajuste a tu currículum laboral y formativo te puede ayudar si no consigues aprobarla incluso. En algunos casos puede ser tan útil como contar con un máster especializado en la materia.

Te puede interesar

Escribe un comentario