Sólo un 40% de los funcionarios se jubila a los 65 años

Esta característica se cumple a nivel nacional, donde son los funcionarios de los grupos A y B los que deciden mantenerse en activo durante más tiempo, llegando a una edad de retiro entorno a los 70 años de edad, no acogiéndose por tanto a lo jubilación voluntaria, situada en España a los 65 años.

Para retirar la jubilación se debe avisar a las administraciones con una antelación mínima de 3 meses para todos aquellos que se quieren retirar en edades comprendidas entre los 65 y los 70 años.

Como nota característica, y prueba evidente de que el trabajo físico es un condicionante decisivo para la retirada laboral, los trabajos dentro de la función pública dedicados a el cuerpo de bomberos, o a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, tanto autonómicos como nacionales, son los que antes quieren la jubilación. Sin embargo, todas aquellas tareas donde su ámbito laboral giran en torno a una oficina deciden retirarse más tarde.

Te puede interesar

Escribe un comentario