Teoría ridícula: La crisis es culpa de los funcionarios

Con tanta crisis y tanta búsqueda de culpabilidad por parte de unos y otros, me ha llegado a oídos una nueva teoría, en la cual se especula que el país ha entrado en crisis porque los funcionarios cobran demasiado para lo poco que curran… ¿Perdón?

Resulta que el buen trabajador lo es siempre, antes de tener su puesto fijo y después. Siempre hay alguien por encima que comprueba los resultados de tu trabajo, y por muy funcionario que seas, nadie está por la labor de trabajar por ti, así que los mismos comañeros se te tirarían encima si andas de aquí para allá sin apechugar.

Está claro que en todas partes hay quien se escaquea, y hay grupos de funcionarios que deciden ir con calma todos a la vez, y asínadie pringa más que los demás… Pero no tiene por qué ser lo habitual, de hecho, no es habitual… ¿Qué me decís de el “sin parar” de urgencias clínicas? ¿Qué me decís de la responsabilidad del maestro con casi 30 niños para él? ¿Qué me decís del Auxiliar de Administración en Universidades, Escuelas Oficiales, etc, que se las ha de ver a veces con colas de cientos de personas, todas irritadas, y cada una con una petición diferente?…

Está muy bien culpar ahora a los funcionarios de está crisis brutal, pues los bancos no han hecho nada mal… Son unos santos. Funcionarios malos!! Ale, ahora que les congelen los sueldos mucho tiempo a los funcionarios, pues tienen la culpa de todo, todo y todo! (Para que nadie lo saque esto de contexto, que conste que soy irónica, eh?)

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Autónoma dijo

    Pero, pero, pero. Cuantas cosas se mezclan aquí.

    Cuando la gente habla de funcionarios que no trabajan, nadie está pensando en urgencias ni en los bomberos, ni en los policías… esta es la respuesta que dan todos los funcionarios, que si lo médicos (la inmensa mayoría de los cuales no son funcionarios, aunque su sueldo sea público), la educación… pero es que el problema no son ellos.

    Cuando nos quejamos, estamos pensando en los funcionarios de la administración, que tienen jornada intensiva todo el año y nos hacen esperar en colas infinitas para cada trámite. Estamos pensando en los maestros, que tendrán a casi 30 niños en clase, pero trabajan 25 horas por semana y tienen tres meses de vacaciones al año, el triple que cualquier otro trabajador. O en los profesores de instituto (no digamos ya universidad), que acaban de trabajar en mayo y ya no vuelven hasta septiembre, con unos sueldos que en la empresa privada no son para nada estándar. Estamos pensando en gente que todos conocemos personalmente que se toman bajas injustificadas. En pausas para desayunar que duran casi una hora. En trienios. Y ¿qué me dices de las funcionarias que van a oposiciones para tener hijos y disfrutar de unas condiciones absolutamente alejadas de la vida real de los demás trabajadores? Si es que las oposiciones son el mejor tratamiento de fertilidad en este país…

Escribe un comentario