Tomar apuntes simplifica tus estudios

tomar apuntes

Con las clases en marcha tienes varios libros que probablemente no puedas subrayar o marcar porque pueden pasar a otro compañero el próximo curso; por ello, cuando explica el profesor en el aula puedes valerte de un recurso muy útil y que se practica desde siempre: tomar apuntes.

¿Por qué tomar apuntes?. Lo primero, para asimilar mejor y prestar atención en clase. Cuando escuchas, sin más, corres el riesgo de distraerte. En cambio, si vas escribiendo mientras se explica la materia te “obligas” a tomar conciencia de lo que vas aprendiendo, y si algo no te queda claro lo preguntas sobre la marcha.  Otra ventaja importante de tomar apuntes es que suponen un perfecto complemento al libro, incluso puede que ni te haga falta este si has escrito un texto explicativo, resumido y con la esencia del tema. Te sirve, además, de “ensayo” para cursos venideros (principalmente Bachillerato y Universidad), donde se prescinde casi por completo del libro y se toma todo por apuntes.

La práctica de tomar apuntes facilita enormemente que aprendas a resumir, ya que no siempre puede escribirse todo lo que se oye, por razones obvias. De esta forma te acostumbras a sintetizar, y cuando ganes experiencia tendrás temas perfectamente resumidos en forma de apuntes.

Tomar apuntes simplifica tus estudios

Pero tomar apuntes no es escribir, sin más, requiere un poco de planificación. El material ha de ser el apropiado, cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa… Usa distintos cuadernos para cada materia, o libretas de anillas y empleando un apartado para cada una, no mezcles asignaturas o te harás un lío llegado el momento y no encontrarás lo que buscas. Sé creativo. Hazte con rotuladores fosforescentes para marcar titulares, y palabras importantes, o usa dos colores diferentes de bolígrafos para tal cometido.

Sigue tus apuntes como si fueran tu propio libro. Lleva un orden, empieza a tomar apuntes de una materia en concreto después del punto donde te quedaste el día anterior, así todo quedará mejor ordenado y te será más fácil estudiar posteriormente. Pon la fecha en cada nueva hoja o tema, enumera las hojas en un extremo superior con un color llamativo, rojo por ejemplo; de esta manera será rápido el colocar cualquiera de ellas en caso de que las hayas separado del resto por cualquier motivo.

Sírvete de un método en el que puedas destacar conceptos importantes, por ejemplo anotando al margen, o debajo del párrafo donde se encuentra la frase o texto relevante.

Persigue, ante todo, la limpieza y la claridad. En más de una ocasión prestarás apuntes a algún compañero/a. Si utilizas un método para tomar apuntes muy personal (te comes o abrevias palabras, usas símbolos o dibujos para expresar conceptos, etc.) puede que no sirvan a nadie más que a ti, tenlo en cuenta.

Por último,  ten paciencia. Si no estás habituado a tomar apuntes los comienzos pueden ser un poco caóticos, pero si no practicas nunca tendrás destreza. Ve poco a poco, a tu ritmo, pero tampoco ralentices al resto de la clase con “un momento, que voy por…”; el profesor no tiene por qué dictarte nada, tomar apuntes ha de ser responsabilidad tuya, no lo olvides.

Te puede interesar

Escribe un comentario