Tres miedos habituales al realizar una exposición en público

Tres miedos habituales al realizar una exposición en público

Hablar en público es todo un reto para el que hace falta tener confianza en uno mismo pero también, entrenamiento práctico. Es decir, es a través de la experiencia cuando una persona gana seguridad en sí misma y se da cuenta de todo su potencial. ¿Cuáles son los miedos habituales al realizar una exposición en público?

1. En primer lugar, las personas sienten cierto vértigo emocional ante la posibilidad de quedarse en blanco como consecuencia de la presión y del exceso de nervios. Un miedo a quedarse en blanco que algunas personas asocian con el miedo a hacer el ridículo delante de otras personas. Conviene limitar este miedo recordando que una vez que transcurren los cinco minutos de exposición, todo fluye mejor.

2. Otro miedo que también afrontan quienes hablan en público es no saber responder a una pregunta determinada durante la ronda de cuestiones que cierra una conferencia o intervenciones en público de este tipo. En ese caso, recuerda que nadie sabe tanto sobre tu tema de intervención como tú mismo porque has dedicado mucho tiempo a investigarlo en profundidad. Pero además, no existe ninguna persona que lo sepa absolutamente todo, por tanto, asume con naturalidad que la verdadera sabiduría surge de aprender cada día algo nuevo.

3. El miedo a no realizar una intervención brillante marcada por una exposición ordenada y coherente también es posible. En este sentido, conviene recordar que una buena preparación de una intervención en público requiere de mucho trabajo y de tiempo previo. Realizar un curso para hablar en público puede ser una buena medida para aprender.

Te puede interesar

Escribe un comentario