Una nueva vida después de la selectividad

Una nueva vida después de la selectividad

La selectividad es un punto de inflexión en la vida de todo estudiante ya que la universidad es un cambio importante no sólo en el método de estudio sino también, en el grado de madurez del alumno respecto a la etapa en el instituto. La universidad es una experiencia muy profunda desde diferentes puntos de vista:

1. En primer lugar, es muy gratificante para un alumno poder estudiar aquello que le gusta y centrarse en un área en concreto. En este contexto, una de las dificultades que plantea la selectividad es que hay alumnos que por cuestión de décimas no pueden acceder a su carrera ideal.

2. La selectividad también imprime un grado de madurez importante en un alumno que tiene que tomar decisiones. Además, la decisión de qué estudiar puede tener trascendencia en el resto de la vida. Para no poner una carga desmedida en esta cuestión conviene relativizar pensando que siempre es posible cambiar de opinión. Si un alumno comienza una carrera que no le gusta, puede buscar otra opción para el próximo curso.

3. La universidad a nivel personal también abre nuevas puertas porque los alumnos hacen nuevos amigos, conocen gente de diferentes ciudades y, en cierta forma, empiezan desde cero.

4. El contacto con el mundo intelectual es más activo. Es frecuente que los alumnos participen de la vida cultural de la universidad asistiendo a charlas, cursos y ciclos de cine.

5. Una persona con 18 años tiene muchos sueños que cumplir y grandes expectativas puestas en su carrera. Conviene alimentar este espíritu para que la inocencia no muera nunca. Ni siquiera, con la crisis económica.

Más información – El 23 por ciento de los estudiantes volvería a hacer selectividad para subir nota

Fuente – Equipos y Talento

Te puede interesar

Escribe un comentario