Universitarios conformados con los estudios que les toca estudiar

Ya están todos en sus aulas, vuelve la normalidad. Muchos universitarios ya están de nuevo viviendo otro curso, conociendo nuevos profesores, nuevos compañeros, incluso, nuevas ciudades… Pero no es todo de color de rosa…

Claro, el desplazamiento por la geografía española para emprender los estudios de tus sueños es algo que te has de plantear. Y no es tarea fácil, la verdad. Además, implica un gasto enorme, que se suma a las tasas de matriculación y mensualidades que tu Universidad requiere.

Y ese gasto se concibe en: pagar los trayectos entre tu ciudad de origen y la ciudad universitaria, pagar la residencia, la manutención, las salidas y venidas de una vida cotidiana, etc. En definitiva, un desembolso tremendo que muchas familias no pueden asumir.

¿Y sabéis qué está pasando? Pues que muchos jóvenes están declinando la idea de estudiar lo que siempre habían deseado, conformándose con los estudios en los que les cojen, los que tengan cerca de casa… Por otro lado, opositar para ser funcionario de lo que sea, empieza a ser común. Da igual a que dedicarse, con tal de no sufrir apuros económicos.

Por eso, la verdadera realidad es, que pocos estudiantes de hoy en día están estudiando lo que les nace por vocación, están conformados en la situación que tienen que vivir por suerte o desgracia. Con lo cual, nos espera una generación de profesionales, poco entusiasmados con su empleo, con todas las consecuencias que ello acarrea. Qué mal veo la cosa…

Te puede interesar

Escribe un comentario