Vencer el miedo a hablar en público

Vencer el miedo a hablar en públicoEs muy probable que te hayas tenido que enfrentar, en alguna que otra ocasión, a la presentación de un trabajo académico de forma oral, ante tus compañeros y tu profesor.

Esta es una situación que, cuando menos, incomoda, y en el peor de los casos provoca una tremenda angustia que paraliza e imposibilita un desarrollo de la actividad de forma óptima.

Debes saber que TODO el mundo, alguna vez, ha sentido un miedo escénico, bien por la naturaleza del propio discurso, bien por una experiencia previa frustrante (que condiciona la nueva situación), bien por el público que asistirá a nuestra disertación,  o bien por el alto nivel de autoexigencia impuesto.

Saber desenvolverse con soltura en un discurso oral no forma parte de nuestros talentos, es una práctica que debe perfeccionarse, ensayarse y practicarse. He aquí algunas recomendaciones para que vayas ganando soltura y confianza:

  • Lleva un texto escrito con los puntos más importantes a desarrollar, así, en caso de que te quedes sin argumentos, podrás pasar al siguiente apartado más rápidamente.
  • Acude relajado, realiza, previamente, ejercicios de respiración y relajación con objeto de predisponerte a una situación lo más cómoda posible para tí.
  • La clave de todo buen discurso es el comienzo. Empieza presentándote, incluso haciendo una pregunta al público, esto te permitirá romper el hielo cómodamente y facilitará el desarrollo de los primeros puntos.
  • Dirígete a los asistentes, mirándoles. Un error muy común es el de mirar hacia un punto perdido, al frente, lo que provoca que no se tenga una correcta percepción de lo que estamos provocando en los demás. Mirar a los ojos nos permitirá ganar en seguridad, entender como es asimilada nuestra disertación y atender mejor cualquier duda.
  • Permanece atento al lenguaje corporal. El éxito de cualquier discurso oral está influenciado por tu capacidad para expresarte no solo con la voz, sino con el resto de tu cuerpo. Trabaja, previamente, aspectos como la mímica facial, la coordinación de tus brazos, el tono de la voz y la postura.
  • La seguridad vence cualquier miedo. Si dominas el tema sobre el que expondrás tu discurso, si conoces el público que asistirá, no debes temer ningún contratiempo.
  • Y por último, sé natural, admite tus errores y debilidades. En caso de que tengas una equivocación o te quedes en blanco, reconócelo con naturalidad, haz una pequeña broma e invita a los asistentes a brindarte algún punto de conexión con lo que estabas comentando. Una actitud de disposición y buena voluntad es bien aceptada siempre.
Te puede interesar

Categorías

Apuntes

Formación y Recursos

FormacionyRecursos era una web sobre los mejores recursos sobre formación en Internet. Actualmente forma parte de FormacionyEstudios.com para hacer... Ver perfil ›

Escribe un comentario