Ventajas de la metología de Video learning

En la entrada anterior ya te adelantábamos que nos encontramos frente a un nuevo reto en la formación, el video learning, una nueva metodología que -si bien ya ha demostrado su eficacia durante estos últimos años- hasta el momento no se había aplicado “formalmente” a los cursos de formación como un sistema de enseñanza con una estructura secuencial y progresiva.  Si bien a priori puede suceder que no suscite la suficiente confianza, bien empleado puede ser un método de formación muy eficaz y que puede complementarse a la perfección (de hecho debe ser así) con otras fórmulas ya conocidas para conseguir la efectividad deseable.

¿Cuáles son las ventajas de aprender mediante un vídeo explicativo?  El video learning basa su potencial éxito en tres pilares fundamentales: una mejor asimilación de los conceptos mostrados, una mayor versatilidad, ya que puede ser empleado en distintos medios y dispositivos incluso aunque estos no se encuentren conectados a internet y, por último, el bajo coste que precisan en inversión, ya que hoy en día es posible encontrar herramientas gratuitas muy potentes y con suficientes recursos como para conseguir el objetivo buscado en lo que calidad de imagen y sonido se refiere.

Para las grandes empresas las exigencias van a ser mayores. La formación no solo se extiende a los miembros de la plantilla, sino que muchas veces se realizan sesiones de formación en directo con nuestro público potencial. Para sacar el máximo partido al video learning serán necesarios proveedores que ofrezcan soluciones de vídeo de alta definición.

Si nos fijamos bien, los vídeos didácticos ya llevan algunos años empleándose en cursos a distancia principalmente, en los que se crea material multimedia de soporte al temario escrito. El video learning, al “oficializarse”,  toma precisamente como pilar principal el vídeo y emplea el texto y otros medios para completar la estructura final del curso.

Te puede interesar

Escribe un comentario