5 beneficios del descanso en el estudio y en el trabajo


La vida académica y la etapa profesional muestran dos escenarios distintos, sin embargo, ambos planos están también muy ligados. Y existen elementos que son clave del bienestar tanto en el periodo universitario como en la rutina de trabajo. El descanso es uno de los factores esenciales y este dato puede verse afectado de manera negativa por hábitos equivocados. El descanso es una de las necesidades fundamentales como bien expresa la pirámide de Maslow al ser una necesidad fisiológica. ¿Cuáles son los beneficios del descanso?

Estado de ánimo

La acumulación de un sobreesfuerzo constante que roba espacio al descanso necesario hace que este hecho pase factura en el estado de ánimo de la persona que puede llegar a notarse desbordada por circunstancias externas o desmotivada al sentir que “vive para trabajar” en lugar de “trabajar para vivir”. Es decir, el sacrificio que produce esta renuncia constante a espacios de ocio no solo es totalmente innecesario, sino que además aporta insatisfacción personal. La ilusión aumenta a partir del equilibrio entre los distintos planos de la vida.

Tiempo para pensar

Cuando la ocupación llena todo el espacio vital, la persona termina inmersa en una dinámica en la que no tiene tiempo para pararse a pensar en sí misma y en su propia vida. Por ejemplo, el descanso ayuda a hacer balance de la situación actual y permite poner en perspectiva la distancia que separa el estado actual de ese horizonte que desearía lograr en un plazo determinado de tiempo.

A través de estos tiempos de pausa y de esta reflexión necesaria es posible generar nuevas circunstancias que, por el contrario, se mantienen de forma idéntica en lo esencial cuando la persona repite un mismo esquema un día tras otro.

Mejora la concentración

La atención hacia el presente inmediato del estudio o el trabajo aumenta por medio de la motivación de vincular estos espacios, con el propio disfrute de los planes de ocio y tiempo libre, así como con el descanso. Gracias a esta ruptura de ritmo en la dinámica de los días, el descanso incrementa la creatividad puesto que las nuevas ideas también surgen al compás de la propia vida y de la experiencia del vivir.

Este equilibrio es totalmente posible incluso cuando en periodos de vacaciones el estudiante tiene que concentrarse en objetivos académicos. Algo que también es esencial en la preparación de una oposición, aunque en la recta final de la misma los tiempos de ocio se reducen frente a la dedicación que supone el estudio. Pero se trata de algo temporal.

Descubrimiento de nuevos hobbies y aficiones

El aprendizaje trasciende al momento de estudio o trabajo a través del tiempo libre cuando puedes seleccionar actividades que te apetece practicar desde la perspectiva del aprendizaje. Además de las actividades que realizas habitualmente, también puedes practicar otras nuevas.

Prevención del estrés

Existen hábitos tan esenciales como pasar tiempo en contacto con la naturaleza que elevan el nivel de bienestar frente al estrés. Al estar al aire libre en un espacio natural recibes estímulos que nutren tu bienestar a través de esa conexión con el presente que te une al ahora. “El poder del ahora” tan bien descrito en su libro por Eckhart Tolle es más evidente cuando tú mismo haces una pausa para escucharte a ti mismo.


Sé el primero en comentar