5 consejos para buscar trabajo después de los 40

Consejos básicos para buscar trabajo después de los 40

Las expectativas personales cambian con la edad. Una persona de veinte años tiene otras prioridades distintas a las de una de 40. Esto quiere decir que es muy posible que en el pasado apreciases unas condiciones que ahora ya no encajan con tu estilo de vida presente. Seguir eternamente en el pasado puede hacerte sentir estancado. Y si algo tiene la edad de los 40 es que, como ecuador de la vida, es un escenario de cambio, de búsqueda y de evolución consciente. ¡Es el despertar de la conciencia! En Formación y Estudios te damos cinco consejos para buscar trabajo después de los 40.

1. Multiplica tus acciones

Es fundamental que multipliques tu interés, tu atención y tu esfuerzo. Es muy importante que multipliques tu esfuerzo porque a esta edad, también corres el riesgo de que, frente a la emoción de un nuevo proyecto, nazca en ti el apego a lo conocido. Ese apego que es el resultado del miedo. Los miedos son humanos pero no dejes que te paralicen.

2. Buscar trabajo es un empleo

Si estás trabajando actualmente, siente que en realidad tienes dos trabajos. Tu actual ocupación y esa labor tan exigente de buscar otro trabajo con todo lo que ello implica. Actualización del currículum, selección de ofertas de empleo, búsqueda de contactos, entrevistas de trabajo, marca personal online, gestión del tiempo… Tienes que ser proactivo. Y recuerda que la proactividad significa hacer que aquello que anhelas ocurra de verdad. Desde esta perspectiva, tú eres el principal agente de cambio en tu vida.

Consejos para buscar empleo

3. Convierte tu edad en un estímulo positivo

A veces, en el entorno laboral se produce una especie de edadismo que nos lleva a creer que cumplir determinada edad marca una condición negativa. Cambia tu mentalidad y convierte tus 40 años en el principal estímulo de motivación para luchar de verdad por un mejor trabajo. Si no es ahora, ¿cuándo? Además, pon en valor todo lo que has aprendido con los años porque es un conocimiento que no tenías cuando buscaste trabajo por primera vez. Ahora conoces mejor que entonces el mercado laboral. Conoces la experiencia del trabajo. Y tienes habilidades prácticas.

4. ¿Sabes lo que no quieres?

Tal vez no sepas exactamente qué quieres, sin embargo, es muy posible que ya sepas lo que no quieres. Es muy posible que ya estés cansado de ciertos puntos que ya no quieres. Y precisamente ese sentimiento interior de rechazo hacia el conformismo de una situación laboral que no te gusta, es un motor de cambio. Todo lo que resistes, persiste. Recuerda este mensaje de psicología. Por tanto, escucha esas sensaciones de insatisfacción interior y abre nuevas puertas. Plantea alternativas.

5.  Cero excusas

Si quieres buscar trabajo después de los 40, tienes que terminar con esa tendencia de ponerte excusas a ti mismo. Anota esas excusas por escrito y plantea alternativas. Es decir, busca soluciones. ¿Qué excusas son las más frecuentes? Pensamientos de este tipo: “¿Y si me arriesgo y todo me sale mal?”, “¿Ya es tarde para intentarlo”, “Ya lo haré en otro momento”. Las excusas son miedos.

Para buscar trabajo después de los 40, y fomentar la valentía, tienes que centrarte en tu meta. Y en tu capacidad de intentarlo. Conecta con aquel momento de tu juventud en el que, con la perspectiva de tener todo el futuro por delante, tenías grandes sueños. Rescata esa energía y ponla en práctica.

Te puede interesar

Categorías

Consejos

Maite Nicuesa

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching y PNL. Trabajo como redactora de medios digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *