Actividades para mejorar el vocabulario emocional

emociones en niños

Tener un vocabulario emocional es imprescindible para que los niños se conviertan en adultos con buena inteligencia emocional. Entender las propias emociones y la de los demás es fundamental para poder tener éxito en el futuro, en cualquier ámbito de la vida, tanto profesional como personal. Un vocabulario emocional es una colección de palabras que utiliza un niño para expresar sus sentimientos y las reacciones a las cosas que le suceden. Incluso antes de que los niños aprendan a hablar, son capaces de desarrollar un un vocabulario emocional.

Es muy importante que tanto los padres como los adultos que rodean a los niños, tengan un vocabulario diario que sea emocional para que de este modo, ellos vayan aprendiendo a través del modelado qué son esas palabras y por qué son tan importantes. Por ejemplo, algo como: “Se te ha roto el juguete, entiendo que estés enfadado y triste”.

La importancia del vocabulario emocional

Muchos padres proporcionan las palabras para las emociones que sienten los niños, como felicidad, tristeza, enfado o frustración. Pero además de las emociones primarias, los niños necesitan conocer más palabras para entender más emociones, como por ejemplo, las emociones secundarias.  Así comenzarán a entender sus propias emociones y las de los demás. Serán capaces de sentir y comprender lo que sienten los demás, imprescindible para un buen desarrollo social.

Esto no se consigue de forma innata y los niños deben aprenderlo por parte de los adultos que son referencia. Los niños que tienen dificultades para socializar como los niños con trastorno del espectro autista necesitarán una enseñanza mucho más extensa.

Actividades para los niños para aumentar el vocabulario emocional

Los niños aprenden a través de la enseñanza y de sus experiencias. Hay que darles la oportunidad de que sean capaces de expresar sus propias emociones y sentimientos poniendo el nombre a las emociones que sienten en cada momento. Por ejemplo, si te enfadas porque el ordenador no funciona, en lugar de enfadarte puedes decir cosas como: “me siento muy frustrado porque el ordenador no funciona y me preocupa que no pueda acabar mi trabajo a tiempo”.

trabajar las emociones

El objetivo de las actividades es ayudar a los niños a ser capaces de reconocer y nombrar las emociones que experimentan ellos mismos y los demás, de esta manera podrán aumentar su inteligencia emocional, el vocabulario y las habilidades sociales.

Lista de sentimientos

Coged un papel grande y siéntate con el niño para intercambiar ideas sobre los sentimientos que pueda imaginar. La lista debe incluir emociones que el niño reconozca y al lado, dibuja una cara con el sentimiento y explica situaciones en las que esa emoción pueda aparecer.

Ruidos de sentimiento

En la lista hecha en el ejercicio anterior, es buena idea hacer ruidos para asociarlo porque no siempre los niños pueden identificar la palabra con la emoción, pero sí pueden reconocer los sonidos que lo acompañan. Por ejemplo para preocupado puede ser el sonido “ohh” o para tristeza el sonido del llanto.

Lecturas

Existen muchos libros y cuentos que son ideales para trabajar las emociones y poder entender mejor los sentimientos y las emociones que los personajes experimentan. Cuando lo leas con tus hijos pide a tu hijo que te ayude a descubrir qué siente el personaje principal en diferentes situaciones.

Juego de las emociones

Consiste en transmitir emociones utilizando el cuerpo y la cara. Si tu hijo tiene problemas para poner caras, tened un espejo cerca para que hagan la misma cara y se miren al espejo. Es posible que identifique mejor la sensación y la emoción en su rostro mejor que en la tuya.

Collage de sentimientos

Con papeles, tijeras, pegamento y revistas viejas será más que suficiente. Escribe una lista de emociones que pueda entender y buscar caras en las revistas para recortarlas y pegarlas en las emociones que corresponda.

Diario de emociones

Un diario de emociones o sentimientos es una buena forma para que tu hijo lleve un seguimiento de lo que siente y de qué tipo de situaciones le hacen sentir así. De este modo, también podréis reflexionar sobre qué hacer para sentirse mejor.

Con estos juegos los niños aprenderán a identificar de forma más fácil las emociones, por lo que no debe ser un trabajo aislado, si no que se debe hacer cada día para potenciar esa identificación.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.