Algunos trucos para estudiar mejor

Cuando estamos estudiando, cualquier ayuda que podamos recibir para asentar mejor los conocimientos que vamos adquiriendo a medida que avanzamos en el tema, muchísimo mejor. Es por ello que hoy queremos dejaros con una serie de trucos generales para que estudies mejor y te sea más fácil ver el progreso en dicho estudio. Días antes, os presentábamos también un artículo muy relacionado con este que os traemos hoy, y es que os dábamos más trucos, en esta ocasión para memorizar mejor. Si te lo perdiste y quieres leerlo, puedes hacerlo aquí mismo.

¿Cuáles son esos trucos?

  1. Dormir es imprescindible para el ser humano, pero aún lo es más para aquellos que están estudiando y mantienen la mente activa la mayor parte del tiempo. Por lo tanto, descansa las horas necesarias, pero repasa lo estudiado justo antes de dormir. ¿Por qué? Cuando duermes, en el cerebro empieza una incesante actividad neurológica donde el sueño fija lo recién estudiado. Por ello cuando despiertes a la mañana siguiente, recordarás mejor lo estudiado justo antes de irte a la cama. Por esta razón, es casi preferible, estudiar las horas antes de dormir que levantarse temprano para hacerlo.
  2. Estudia durante 25 minutos seguidos y los 5 minutos restantes haz un breve descanso. Así hasta terminar las horas de estudio diarias que tienes pensado cumplir. ¿Por qué? Porque a partir de los 25 minutos de concentración, esta empieza a descender. Por lo tanto, es mejor hacer breves períodos de estudio al 100% de concentración que pasar horas y horas distraídos y ausentes.
  3. Cuando finalices el estudio, piensa si eres capaz de explicarle a un niño o a un anciano lo que has estudiado. Si no eres capaz de simplificar en términos sencillos y simples lo que has estudiado, es que no lo has hecho bien.
  4. Si no tienes tiempo para estudiar siguiendo los pasos necesarios (lectura previa, lectura comprensiva, subrayado, esquemas y/o resúmenes, memorización y autoevaluaciones), son más útiles los tests de autoevaluación que los esquemas y/o resúmenes de los temas. Un estudio probó que este método aumentaba un 50% el volumen de aprendizaje respecto a otros.
  5. Haz tu propio examen. Si fallas en preguntas, serás consciente de que tienes que seguir repasando conceptos. Si por el contrario, aciertas en las preguntas esto te servirá de motivación extra para seguir con el estudio con mucho más ánimo que antes.
  6. Huye de la memorización literal y se creativo/a a la hora de estudiar. Inventar historias alrededor de lo estudiado (aunque sean muy fantásticas y carezcan de sentido) da más diversión al estudio. ¡No te aburrirás tanto!
  7. Apártate de las distracciones. Restringe las llamadas y aplicaciones más “llamativas” para ti durante lo que dure el estudio. Pon el móvil en silencio o simplemente apágalo durante esas fases de 25 minutos de estudio que decíamos en el punto 2. Consúltalo en esos 5 minutos de descanso que tendrás entre estudio y estudio.

¿Qué te han parecido estos trucos? ¿Útiles? Nosotros pensamos que sí y que no son nada difíciles de llevar a cabo. Busca la motivación que necesitas y ponte a estudiar ya. ¡Tu futuro depende en gran medida de ello!

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *