Aprender a pensar por ti mismo: ¡Consejos para lograrlo!

Aprender a pensar por ti mismo: ¡Consejos para lograrlo!

Aprender a pensar por ti mismo es una de las experiencias de autonomía personal más importantes puesto que no debes renunciar a tu propio criterio. Sin embargo, pensar por ti mismo no significa dar la espalda a los demás. De hecho, gracias a la formación, puedes desarrollar un criterio acertado de las cosas. Para aprender a pensar por ti mismo, en primer lugar, es muy importante que evites ver la televisión como una forma de entretenimiento habitual. Y además, prioriza la elección de programas culturales.

Consejos para aprender a pensar

La crisis económica ha afectado de forma notable al sector cultural. Sin embargo, para aprender a pensar por ti mismo, en primer lugar, debes convertirte en un agente activo de apoyo a la cultura. La cultura es el alimento de la mente. Por esta razón, conviértete en un usuario activo de las bibliotecas para conocer autores. Consulta también las novedades bibliográficas de las librerías. El cine, el teatro, la música y el arte también te ayudan a pensar por ti mismo.

Además, recuerda que como explica Platón, “la luz surge en el contexto del diálogo con el amigo”. Es decir, en las conversaciones también surgen coloquios y debates que son muy interesantes. Pero además, como muestra el valor del coaching, la pregunta es fundamental para tener un criterio de pensamiento propio. No pierdas la capacidad de pensar por ti mismo, incluso aunque te encuentres con preguntas ante las que no tienes una respuesta clara.

Asiste a ponencias sobre temas que te interesan, y realiza alguna pregunta en la ronda de coloquio posterior. Lee libros de filosofía. Alimenta tu mente con el conocimiento de autores tan importantes como Sócrates, Kant, Descartes y Heidegger. Si realmente tienes una actitud positiva ante la lectura, siempre encontrarás alguna idea que te resulte interesante de un autor. Y esta es la actitud para pensar por ti mismo: ser receptivo para aprender.

Aprender a pensar es aprender a vivir porque el pensamiento es inherente a la perfección de la naturaleza humana. Y el pensamiento no siempre reside en encontrar una respuesta definitiva como muestra el misterio de tantas preguntas sobre la existencia. Cuestiones que, en muchos casos, quedan como una reflexión personal.

Y en la sociedad de las nuevas tecnologías, existe una fórmula sencilla para fomentar tu propio criterio y crear tu opinión: escribe un blog sobre un tema que te guste. Y recibe el feedback de los comentarios. Argumenta tus puntos de vista con datos de valor.


Categorías

Consejos

Maite Nicuesa

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching y PNL. Trabajo como redactora de medios digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *