Aprender a tocar la guitarra para ser más feliz

Aprender a tocar la guitarra para ser más feliz

Existen muchos motivos diferentes por los que una persona puede decidir adentrarse en el mundo de la música a través de la práctica de un instrumento. Hoy se celebra el Día Internacional de la Felicidad. Nada como dar la bienvenida a la primavera con una jornada que potencia la exaltación de los sentidos siempre en contacto con la alegría. ¿Por qué motivo aprender a tocar la guitarra produce tanta felicidad?

Beneficios del contacto con la musicoterapia

1. Entras en contacto con otra dimensión de la vida, vivida desde un lenguaje poético en forma de notas y ritmos. Por tanto, adquieres una nueva forma de expresión y de comunicación. Un lenguaje universal que te va a acompañar durante toda la vida.

2. La música tiene un poder de catarsis que te permite canalizar tus emociones a través del contacto con esa banda sonora de la vida. Por tanto, el simple gesto de tocar la guitarra puede darte fuerza para elevar tu estado de ánimo en un mal día.

3. La música es un arte para compartirlo. Es decir, otras personas pueden escucharte cómo tocas la guitarra. Y entonces, también mejoran tus vínculos afectivos con los demás a través de este regalo de cultura. Los conservatorios programan conciertos en los que los alumnos pueden compartir su talento con los oyentes. Esta experiencia es muy importante para el alumno que aprende a gestionar los nervios en una exposición en público.

4. Cuando aprendes a tocar la guitarra en el conservatorio o en una escuela especializada, afrontas un proceso de aprendizaje gradual, a través de cursos con los que vas superando límites, ganas capacidad para interpretar canciones con una mayor complejidad. Y esto eleva tu nivel de autoestima de un modo notable ya que en los cursos más avanzados podrás llegar a tocar composiciones de autores muy importantes.

5. Algunas personas pueden llegar incluso a ganarse la vida profesionalmente gracias a su trabajo como guitarristas. Pero otras muchas disfrutan de esta actividad como una rutina de ocio y tiempo libre con la que celebrar el presente. Una forma de evasión lúdica con la que romper la rutina y reducir el estrés allí donde estés. Puedes incluso amenizar algunos de los planes con amigos al ritmo de la música.

El lenguaje de la música

Aprender a tocar la guitarra también es un estímulo para adquirir conocimientos musicales fundamentales para la lectura correcta de un pentagrama. Por ejemplo, puedes adquirir nociones básicas para comprender el significado del ritmo de una partitura. Hoy se celebra el Día Internacional de la Felicidad. Pues bien, la música es uno de los componentes fundamentales de la existencia ya que potencia las emociones agradables, alimenta el autoconocimiento, mejora la concentración y atención en el presente, eleva los niveles de resiliencia ante la vida… En definitiva, la música es un regalo del que tú mismo puedes ser protagonista a través de la formación.

Aprender a tocar la guitarra es una experiencia con la que descubrir todos estos beneficios de ilusión. Existen distintos tipos de inteligencia, pues bien, esta práctica fomenta la inteligencia musical y la memoria auditiva. Pero además, la música al igual que cualquier arte te ayuda a potenciar el sentido de la inspiración. Pero además, la música al igual que cualquier arte te ayuda a potenciar el sentido de la inspiración.Pero además, la música al igual que cualquier arte te ayuda a potenciar el sentido de la inspiración.

Te puede interesar

Categorías

Consejos

Maite Nicuesa

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching y PNL. Trabajo como redactora de medios digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *