La Selectividad es una fase decisiva antes del acceso a la Universidad, y supone concentrar al máximo todas las energías para superarla con buena nota, pero requiere que -además- en los años anteriores se haya hecho bien el trabajo