Causas de la desmotivación de los empleados (y cómo solucionarlo)

empleado desmotivado en el trabajo

Quizá seas empresario de una oficina llena de carteles motivaciones pero tus empleados no están motivados para nada. Aunque son carteles bonitos, la realidad es que no muestran cómo los empleados se sienten realmente. Si lideras un equipo de personas y están desmotivados, ha llegado el momento de que te preguntes en qué te has equivocado para que eso ocurra y sobre todo y más importante: qué puedes hacer para que eso cambie.

Existen algunas causas bastante comunes que pueden hacer que los empleados sientan desmotivación. No importa cuál es tu sector, es necesario tener esto en cuenta para que tus empleados estén bien porque al fin y al cabo… Si tu negocio va bien, es gracias a ellos en la mayor parte.

Pago bajo o injusto

Puedes pagar a todos sus empleados por encima de la tasa de mercado, y todavía los desmotivará si sus estructuras de pago no son justas. Si tienes empleados que cobran dos sueldos diferentes deberán entender por qué uno gana más que otro, si no, quien cobre menos sentirá que su trabajo está menos valorado y sentirá una gran frustración laboral.

Puede haber desequilibrios en el sueldo por experiencia adicional, mejor calificaciones o mejor desempeño o logro de objetivos, sea lo que sea… es importante explicarlo a los empleados y darles a todos, las mismas oportunidades de mejora. Las cantidades en los salarios deben ser equivalentes y justas, ten en cuenta cuáles son las tasas de mercado salarial o incluso si tienes que hacer rotación de sueldo en empleados.

Moobing

En la escuela se llama bullying y en el trabajo moobing. Esto ocurre cuando hay agresores en el trabajo que se dedican a hacer la vida imposible a una víctima. Incluso aunque quieras conseguir un ambiente agradable en el trabajo, si tienes a un agresor entre tus empleados, esto puede hacer que otros se desmotiven y no trabajen a gusto. Un acosador puede existir a cualquier nivel. Los jefes pueden temerle a un interno, al igual que los internos pueden temer a sus jefes, y la intimidación no conoce el género.

desmotivación en el trabajo

El acoso nunca es legal y aunque no sea explícito y no se puede denunciar nunca será una forma correcta de relación entre empleados. Tendrás que crear y hacer cumplir una política de intimidación de tolerancia cero. Nadie debe burlarse, acosar o hacer que la vida sea horrible para los demás. Es importante trabajar para controlar el acoso y ponerle fin lo antes posible. Al fin y al cabo, los agresores han perfeccionado su oficio desde la escuela primaria, pero es absolutamente fundamental si quieres motivar en lugar de desmotivar a tus empleados.

Desorganización

Cuando el jefe no sabe qué pasa, no asignas las tareas correctamente, se olvida de asignar tareas a sus empleados… El trabajo se vuelve demasiado estresante y desmotivador para todos. Si un empleado tiene mucho trabajo y responsabilidades y otro a su lado, se pasa el día mirando Facebook porque se aburre o no tiene nada que hacer… puede que el segundo empleado solo sea un vago, o que realmente no tenga nada que hacer. Esta disparidad puede ser el resultado de la desorganización y los flujos de trabajo que son ineficaces.

La desorganización es un problema muy complicado porque tiene un número infinito de causas subyacentes. Un gerente desorganizado puede necesitar un excelente asistente administrativo para mantenerse bien organizado en el trabajo. O, si los flujos de trabajo se vuelven a crear y resultan en un desorden entre departamentos, es posible que se tenga que volver a trabajar sobre cómo los departamentos interactúan entre sí y mejorar las estrategias de trabajo.

La clave para resolver la desorganización como un problema de desmotivación de los empleados es detectar la desorganización como el problema y trabajar para solucionarlo. Lo ideal es preguntar directamente por el problema y que incluso los empleados te ayuden a encontrar soluciones al problema. Ellos están en primera línea de batalla y pueden saber perfectamente cómo ayudarte a reorganizar el trabajo. Además, se sentirán valorados y escuchados, algo importante para ellos.

Reglas demasiado estrictas

Algunas empresas necesitan tener reglas para el trabajo y esto es fundamental que se cumplan. Pero en otras ocasiones, a veces, existen reglas que no son necesarias. Es importante tener cierta flexibilidad tanto en horarios como en las normas para que los empleados sienta que se les respeta y que por ejemplo, pueden compaginar el trabajo con la familia. Es necesario medir el esfuerzo de los empleados y ser flexible con algunas normas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.