Cinco consejos para sobrevivir al calor si tienes que estudiar

SCinco consejos para sobrevivir al calor si tienes que estudiar

Sin duda, estudiar con calor supone un esfuerzo sobrehumano puesto que el nivel de pereza aumenta. Afortunadamente, el verano no representa un nivel de calor uniforme sino que las temperaturas varían. Si durante este verano tienes que estudiar, estos consejos pueden servirte de ayuda para alcanzar la meta de seguir con tus objetivos, mientras te cuidas.

Existen grupos de riesgo ante las altas temperaturas. Por ejemplo, aquellas personas que sufren algún tipo de dolencia crónica, los niños, los ancianos, los bebés y las mujeres embarazadas. Sin embargo, al margen de estos grupos, cualquier persona debe poner una atención especial en cuidarse frente al calor.

Bebe abundante agua

No esperes a tener sed, es muy positivo que tomes agua de un modo regular a lo largo del día. También puedes preparar batidos de frutas naturales y deliciosos smoothies. Evita las bebidas con gas que aumentan la sensación de sed.

Recomendaciones de seguridad

Es aconsejable que evites salir de casa entre las 11 y las 16 horas. Utiliza ropa elaborada en tejidos finos y transpirables que ofrecen un buen nivel de comodidad. Los colores claros son más adecuados para combatir el calor. También puedes contar con recursos de ambientación en casa, por ejemplo, el aire acondicionado o el ventilador.

Si acudes a estudiar a la biblioteca te será más fácil continuar con tu rutina de estudio ya que las bibliotecas durante el verano abren en horario de mañana. Además, en las bibliotecas también hay aire acondicionado.

Lleva siempre contigo una botella de agua cuando salgas por la calle para poder tomar pequeños sorbos con regularidad.

Haz pequeñas pausas en el estudio

El calor crea un contexto diferente de estudio. Por esta razón, es muy importante comprender que el ritmo en esta época del año es diferente al del invierno. Realiza descansos con más frecuencia para mantenerte motivado en tu ritmo de estudio.

En todas las casas hay dormitorios que son más calurosos que otros porque el sol da más en esta parte de la vivienda. En ese caso, valora la posibilidad de cambiarte a otra habitación más sombría durante el verano.

Paciencia y sentido del humor

La actitud también es fundamental para resistir al calor. Por esta razón, pon en práctica la paciencia y el sentido del humor para sobrellevar con mejor ánimo las altas temperaturas. Enfócate en aquellas cosas que te gustan del verano. Por ejemplo, vive como un premio personal el momento del atardecer cuando sales a dar un paseo. Los interminables días de verano son una ventaja de bienestar. Estos planes de arte son una forma de motivarte a ti mismo para el esfuerzo del estudio.

Vacaciones en destino de montaña

Además, también puedes elegir como lugar de vacaciones un pueblo o ciudad con un clima fresco durante el verano para afrontar mejor el efecto de las altas temperaturas. Aunque estudiar es una actividad que supone, principalmente, un esfuerzo mental, recuerda que la mente también sufre un desgaste como consecuencia del calor excesivo. Por esta razón, al igual que dejas que tu cuerpo descanse, también es fundamental que durante el verano te tomes el estudio con más calma.

Te puede interesar

Categorías

Consejos

Maite Nicuesa

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching y PNL.
Trabajo como redactora de medios digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *