Cinco efectos psicológicos del acoso escolar

Cinco efectos psicológicos del acoso escolar

El acoso escolar es uno de los grandes problemas del sistema educativo actual. Hoy es el Día Mundial de Lucha contra el Acoso Escolar. Y en Formación y Estudios reflexionamos sobre esta cuestión, desde el punto de vista de la salud emocional. Es decir, desde la perspectiva de cómo afecta el acoso escolar a la víctima que lo sufre. La experiencia del acoso ha evolucionado en paralelo con las nuevas tecnologías. Esto significa que en algunos casos el acoso se prolonga también a través de redes sociales.

Esto hace que la víctima se sienta encerrada en una realidad que no sabe cómo cambiar. De hecho, uno de los efectos que produce el acoso escolar en la víctima es el sentimiento de experimentar vergüenza por aquello que le ocurre. La persona se siente humillada y ridiculizada. Y esto afecta de un modo grave a su autoestima. ¿Cuáles son los efectos psicológicos del acoso escolar? El peligro del acoso escolar es que a veces se produce una especie de invisibilidad en torno a este tema que parece tabú.

Sensación de poca valía

En muchos casos, el acoso escolar afecta en primer lugar al rendimiento académico del alumno que tiene dificultades para concentrarse en sus estudios. Ese estado de tensión y preocupación por aquello que le ocurre le hace vivir con la sensación de una amenaza constante. Esto produce un agotamiento emocional infinito. La persona desarrolla pensamientos negativos hacia la vida. Por ejemplo, los niveles de felicidad decrecen de la mano de una situación de acoso.

La tristeza de quien sufre acoso escolar no solo se percibe en presente sino también en futuro ya que el afectado proyecta el mañana a partir de aquello que siente ahora. Es decir, en forma de túnel.

Soledad

En muchos casos, el afectado también se siente solo en su situación de acoso. Por la sencilla razón de que existen distintos roles que alimentan el acoso en las aulas. Así ocurre cuando el agresor se ve reforzado por el silencio de tantos alumnos que se posicionan como espectadores.

Aislamiento

Una persona que sufre acoso escolar recibe caricias emocionales negativas en el colegio. Y esto influye en el carácter personal. Es habitual que el afectado tenga una mayor tendencia hacia el aislamiento y la soledad. El aislamiento se convierte en un mecanismo de defensa que acompaña a la evitación de posibles situaciones. A pesar de este aislamiento, la persona tiene la necesidad emocional, como todo ser humano, de dar y recibir afecto.

Pensamiento negativo

Para un alumno que sufre acoso escolar, el hecho de ir a clase a primera hora de la mañana se convierte en un acto desmotivador. Y vivir esta situación día tras día, aumenta el pensamiento negativo del afectado.

Miedo

Un miedo que puede darse en distintas formas y manifestaciones. Por ejemplo, miedo al fracaso. Temor al ridículo. Pánico ante posibles situaciones nuevas. Miedo al futuro. Temor a hacer nuevos amigos.

El acoso escolar afecta de un modo integral al ser humano puesto que cuerpo y mente interactúan constantemente. A nivel corporal, el alumno puede tener dolores que tienen un origen somático. Es decir, nacen del sufrimiento emocional.


Categorías

Consejos

Maite Nicuesa

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching y PNL. Trabajo como redactora de medios digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *