Como actuar ante la extralimitación de un profesor

Como ya te contamos en el artículo anterior, a veces se producen casos de abuso de poder por parte de un profesor y en estas situaciones el alumno o alumnos suelen encontrarse ante una complicada misión si quieren demostrar el comportamiento injusto por parte del docente. Pero no todo está perdido siempre, existen medios para argumentar los hechos y no dejar el caso sin resolver.

Como actuar ante una extralimitación de un profesor

¿Qué situaciones describen estas negligencias?, como ya te comentamos, se refieren a insultos, falta de respeto, uso de la violencia física… en definitiva, a todas luces un completo abuso de autoridad y tiranía que atemoriza y mina la autoestima de los alumnos. Estos métodos de enseñanza pudieron emplearse hace unos años, donde los castigos se imponían a la razón, pero -antes y ahora- resultan situaciones inconcebibles, y hay que hacer valer los derechos para atajar esta mentalidad arcaica.

Ante la evidencia de un hecho de estas características el primer paso es concertar una entrevista donde se encuentren presentes el tutor/a y director/a del centro. Un aspecto muy importante a considerar es que, normalmente, se pedirá que varias personas corroboren lo que se está exponiendo, lo que exigirá que otros alumnos tengan que pronunciarse. Hay que tener en cuenta que la unanimidad de opiniones dará más valor a lo que se expone.  También será normal que se decida por realizar un careo entre ambas partes (aula/profesor), y es en cierta medida comprensible ya que la máxima autoridad del centro necesita conocer todas las versiones posibles.

Al final se demostrará la verdad, pero será en base a luchar para que se esclarezca debidamente. Permanecer callado solo consiente una situación injusta que puede seguirse repitiendo. De igual manera que los alumnos no siempre tienen todos los derechos y hay que encauzar su comportamiento, los profesores no siempre están en posesión de la verdad y del método educativo más adecuado.


11 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   isever dijo

    Interesante y verídico, no puede ser fácil pero se puede conseguir … Todos cometemos errores

  2.   izaskun dijo

    Cuando es un niño de 5 años el que pide ayuda nos cuenta que le atan, zarandean y que le pega la cuidadora del comedor la cual es profesora . Que podemos hacer?

    1.    Ainara vares dijo

      En mi caso estoy en la Universidad, ya se ha hablado 2 veces con la jefa de estudios y ha hablado con la profesora, pero no parece haber cambios.
      Nos menosprecia diciendo que no sabemos escribir, que es la clase más atrasada que se ha encontrado. Le pedí que me corrigiese un trabajo delante mio. Es italiana, y empezó a decir, frases largas no entiendo y las tachaba. Gente que se ha sacado el bachillerato con matrícula, no es capaz de llegar al 5 con esta profesora. Habla tanto, que se desvía del tema y no sabes que apuntar y que no para estudiar. En vacaciones de navidad, nos envía varios documentos y sin explicar nada ni resolver dudas, pone un examen.
      No nos da las notas, si las queremos saber hemos de pedir una tutoría con ella. Depsués de haber hecho muchos trabajos y examenes dice que no tiene notas suficientes.
      La última que ha hecho ha sido a una compañera. Ella es disléxica, pero no por ello se hace valer de menos y se esfuerza mucho. La cosa es que según la profesora no le llegó el informe de dislexia, le ha suspendido todos los trabajos, le dijo que leyese más y aprendiese a escribir, que los españoles no sabemos y por eso los extranjeros nos quitan el trabajo, etc. Metía temas que no iban a cuento.
      Esta profesora tiene en su carrera de historia del arte matrícula de honor y está enseñándonos dimensión sociocultural del turismo, hay cierta relación y esta cualificada, pero solo nos pone videos en inglés con subtitulos, no comparte sus power points y los que se presenta a evalución única no saben que deben estudiar.

      Vaya no es poco, pero cuento todo esto porque realmente no sé si es abuso de poder o la rabia que le tiene a los españoles y la discriminación que se carga encima.

  3.   Educa dijo

    Izaskun, denúncialo directamente, a no ser que importe más el no hacer nada, que un niño de 5 años, se debe expedientar y sacar del entorno educativo, a personas con este tipo de comportamiento.

  4.   Liliana Rivera dijo

    La profesora siempre castiga a los alumnos porque otros se portan mal y la mayoría de tiempo viven castigados, ella dice que por uno pagan todos y dice que son sus reglas, ¿esto esta bn hecho?

  5.   Esteban dijo

    aunque paresca increíble mi hijo que cursa tercero medio fue abusado psicológicamente por una profesora de lenguaje, esto ocaciono en nuestro hijo temor y por consiguiente termino con sicologo y siquiatra.
    todo el año la profesora de lenguaje hizo abuso de jerarquía, prepotencia abusiva,arbitraria a tal punto de dejar a nuestro hijo con una depresión que durara meses.
    si alguien me puede ayudar se lo agradeceré.

  6.   javier espinar valverde dijo

    realmente me siento indignado como la profesora del plantel donde cursa mi hija en el colegio la arboleda 8187 santa rosa ofende, grita llega tarde pone notas de 05,07 y solo un alumno aprueba con 17 no importando la autoestima del alumnado al sentirce dificil de poder superar una nota aprobatoria por q la profesora es dueña de su lapicero y poner la nota q quiere.mi hija q cursa el tercer año de secundaria tiene notas de 16 17 18 en diferentes cursos todos los años que viene cursando obtiene el primer puesto y en ese curso de CIENCIA TECNOLOGIA Y AMBIENTE. 07 JUSTO UNA NOTA EXTRATEGICA para q obtenga el segundo puesto dandole prioridad a otro alumnado

  7.   Alberto emmanuel martinez perez dijo

    que pasa si la profesora me metio un puñetaso en el pecho y me volo la cabeza con un tubo de fierro

  8.   sergio dijo

    No pueden decir nunca que deben tner apoyo de otros alumnos ya que estos con miedo a ser aplazados por el docente nunca van a apoyar. Si un alumno demuestra una falta de respeto, tampoco debe carearse. Se debe hacer un seguimiento del docente y de seguro alguien con dignidad volvera a denunciar y a la tercera echar al docente. Corta la bocha. porque ellos se hacen las victimas cuando son agredidos pero nadie toma replesalias cuando el docente abusa de su poder.

  9.   sergio dijo

    No pueden decir nunca que deben tner apoyo de otros alumnos ya que estos con miedo a ser aplazados por el docente nunca van a apoyar. Si un alumno demuestra una falta de respeto, tampoco debe carearse. Se debe hacer un seguimiento del docente y de seguro alguien con dignidad volvera a denunciar y a la tercera echar al docente. Corta la bocha. porque ellos se hacen las victimas cuando son agredidos pero nadie toma replesalias cuando el docente abusa de su poder.

  10.   Hugo dijo

    Buenos días,
    Estoy informándome sobre cómo actuar en lo que es una actitud de abuso de poder por parte de un docente que tuve que soportar durante dos años en un ciclo formativo superior que acabo de terminar y acabó dejándome con una autoestima muy baja.
    Mis circunstancias son distintas al de típicos casos, porque era en una clase con un alumnado variado en cuanto edades, pero con mucha predominancia de gente todavía adolescente, «ignorante» en el buen sentido de la palabra (a veces también en el malo) y que muchos no estaban ahí precisamente para aprender, sino para sacar un título esforzándose lo menos posible y viviendo a rentas. Era una clase muy mala y la mayoría de los profesores tampoco se tomaban en serio su trabajo de docente. Yo era de los mayores y procedía de la universidad. En ese ambiente también los profesores que pertenecían a ese ciclo tendían a protegerse entre sí por amiguismos, favores y también relaciones familiares.
    Uno de los profesores, el peor de todos, cometió conmigo uso irresponsable de información personal. A principio de curso nos dio a todos un cuestionario para rellenar datos personales de filiación: edad, dirección, e-mail, fecha de nacimiento… A mí no me importó darlos confiando que se le haría un buen uso de ellos. Él los metió en la base de datos de su tablet para las evaluaciones y eso. Tres alumnos que eran de los que más incordiaban en clase y que a mí me molestaban bastante les preguntó a ese profesor una información que yo no quería dársela porque no eran de mi confianza y por muy banal que sea esa información, con la inmadurez que tenían, lo que iban a hacer era utilizarlo en mi contra para seguir faltándome el respeto. Ese profesor les dijo a esas personas mi edad, que era lo que querían saber, y él accedió a decírsela consultando su tablet. Evidentemente no me faltó la razón conque la convivencia con ese grupo de gente y algunos más se volvió insoportable debido a su inmadurez, y lo peor de todo, dicho profesor dio a transmitir que el concepto de confidencialidad no existe y que cualquier cosa vale para conseguir lo que quieras. Yo no estuve presente cuando ocurrió ese suceso, pero ellos mismos confesaron cómo lo averiguaron.
    En el curso siguiente sí fui testigo de cómo él hizo algo parecido con la información de la tablet. Un compañero mío quería saber si tal día era el cumpleaños de otro alumno porque él le había dicho a que iba a celebrarlo y así escaquearse de una tarea de grupo. Ni corto ni perezoso le preguntó a ese profesor si ese día era de verdad su cumpleaños y él, consultando la base de datos, le dijo que sí. Yo le había dicho a mi compañero de forma sutil que no podía averiguar esa información de esa manera ya que existe algo llamado confidencialidad y que no es de uso público, y que él no debía tampoco hacer eso. Mi compañero me ignoró obviando lo que le dije.
    Pero el asunto con este profesor no termina aquí con el tema de la confidencialidad. Pues ejerció en mí presión psicológica, faltando el respeto a mi voluntad y a mi ejercicio de libertad individual. En 2º yo no quise comprar ropa personalizada del ciclo que habían encargado hacer, porque ya había comprado en 1º y me parecía una tontería volver a gastar en eso. A pesar de tener mi libertad y ser algo voluntario, me echó en cara mi decisión porque todos teníamos que ir igual de vestidos.
    Es una persona que lo anda criticando todo y se entrometía mucho en la vida de los demás. En sus clases era común que hiciera descansos donde se ponía a hablar de cualquier tema, casi siempre de deporte, que era de lo que trataba nuestro ciclo. Desprestigiaba a cualquier persona que no veía con buenos ojos, ya sea porque era diferente a él en su forma de pensar y actuar, o no hacía lo que él quería. Hablaba mal de personajes mediáticos, pero también lo hacía de compañeros de otras promociones, del otro curso del ciclo e incluso de compañeros de profesión del mismo centro (pero no del ciclo formativo). Luego se jactaba de presumir ser una persona tolerante, asertiva y políticamente correcta. Curiosamente en 1º no le dio tiempo a terminar todo el temario de una de sus asignaturas. ¿Por qué sería?
    Lo peor de todo era que, en cierto modo, ese profesor modo persuadía a los alumnos con sus cachondeos. Y como dije al principio, la mayoría de la gente estaba ahí más para pasar el rato y divertirse que aprender. Por decirlo de una manera, les seguía su onda para que ellos se ganaran su confianza. Con algunos ya tenía relación de amistad de antes de darles clase en el ciclo, como era con el delegado en 2º curso que era su íntimo amigo e incluso tenían sus números de teléfono y se comunicaban con mucha frecuencia más que como alumno-profesor, como íntimos amigos. Curiosamente el delegado de 2º superaba los 40 años y para su edad era muy inmaduro pese que a veces quería hacerse el maduro, y también iba con una actitud de cachondeo. Actuaba al mismo estilo que aquel docente. A veces veía que empatizaba demasiado con la gente con mucho colegueo y a los que no teníamos su misma forma de ser nos hacía bulling criticándonos, señalándonos con el dedo por ser diferentes, haciéndonos quedar mal delante de todo el mundo y como mentirosos o que estabamos equivocados con todo lo que decíamos y manipulando la verdad a su antojo.
    Yo me llegué a barajar la posibilidad de cambiar de centro por todo el daño que me había hecho, pero me resultaba complicado por el tema de horarios y aparcar en el otro instituto. Y el título lo necesitaba para ponerme a trabajar pronto. Muchas veces llegaba con dolor de cabeza a casa y un día tan harto se me dio por escribir a modo de consulta sobre su era correcto o no, contando sobre el asunto de la confidencialidad a la Consejería de la Educación. Yo no lo había contado todo con detalle porque más para consultar que denunciar, puesto que algo así es serio y antes quería informarme para saber si yo tenía razón. Tiempo después enviaron por sorpresa a un inspector. Fue en 1º. Antes habló en privado con el delegado de aquel momento preguntándole sobre qué datos que pidió ese profesor a principio de curso. Luego habló conmigo, por el correo que había enviado y conté lo sucedido. El inspector me dio la razón conque fue un uso indebido de los datos. Como a mí todo aquello me cogió desprevenido, yo no sé si hacía bien en delatar al profesor. Pues iba con miedo de que fuera peor el remedio que la enfermedad porque hiciera abuso de poder. Y por eso al final no lo hice, pese a que me quedaba con las ganas. Y si supiera lo que tenía que vivir injustamente después, sí lo hubiera hecho. Como coincidió que el delegado salió justo cuando yo iba a entrar, él relacionó la visita del inspector conmigo y contó lo ocurrido a más compañeros de clase. Más o menos sabían de qué iba el asunto. Ahí actuó mal el jefe de estudios al no tener consideración todo eso y llamarme justo en aquel momento. Como la mayoría la gente estaba compinchada con ese profesor, me empezaron a hacer bulling y en una clase práctica de él, muchos se habían puesto de acuerdo para saboteármela. Yo no sé si él lo habría sugerido, pero conociéndolo no me extrañaría.
    En 2º curso, antes del confinamiento en una clase suya donde nos había puesto como ejercicio hacer un monólogo de 5 minutos, a mí y a otro compañero al acabar de exponer nos intimidó delante de toda la clase sobre aspectos de nuestra vida personal que cualquier otra persona, de tener un problema con alguien, lo hablaría en privado. Y aún así no deja de ser una actitud que para mí sobrepasa las capacidades de un profesor. Pero él lo hizo delante de todos para reafirmar su ego y hacerse quedar como el políticamente correcto. A mi otro compañero por ser militar, le dijo que no creía nada de lo que decía y que venía al ciclo para exhibirse delante de todos con sus acrobacias. Y le dijo un insulto típico de su tierra «chorero». Y terminó diciéndole que todo esto se lo estaba diciendo de forma asertiva. Y a mí me dijo que era una persona muy reservada del cual no quería que se supiera ni mi edad (haciendo alusión al suceso ocurrido). Y luego me dijo que qué hacía yo aquí en este ciclo y qué tendría pensado hacer al acabar. Insinuó que yo no valía para nada relacionado con ese ciclo (y no era la primera que esto se lo decía a una persona). También me faltó el respeto como emprendedor que me estaba formando aparte por mi propia cuenta en materia y estaba construyendo proyectos en Internet. Diciendo que todo eso son tonterías y no vale para ganarse la vida, a pesar que en ese ciclo había una asignatura de empresa y emprendimiento. En aquel momento me arrepentí más que nunca no haber confesado su nombre al inspector. Estaba alucinando con su actitud y odiaba que toda la gente viera normal su forma de proceder.
    Podría seguir contando muchas más cosas de él y de alguno de sus compañeros de profesión, porque da casi para escribir un libro.
    Ahora que por fin terminé mi relación con ese profesor y algunos más tóxicos y me alejé de ese infierno, me estoy barajando por fin la posibilidad de contarlo todo a inspección. No soy de las personas que me gusta andar con demandas y todo eso, pero considero que sufrí mucho en cuanto daño a mi dignidad y me parece injusto que todo tenga que quedar impune y hacer borrón y cuenta nueva. Y que como profesor para mí haya sido un fracaso para los alumnos en la transmisión de valores como confidencialidad, respeto, tolerancia esfuerzo, superación y aprender, haciéndoles creer que la vida es un cachondeo y que todo vale para conseguir cualquier cosa.
    Quisiera saber de qué manera podría proceder ante este caso.

    Un saludo