Cómo estudiar historia

Libros recomendados para estudiar mejor

Antes de nada es importante recordar que cada persona es diferente y que se requieren diferentes habilidades y recursos de estudio específicos para cada uno. Cada persona tiene una forma de estudiar que le puede ir mejor que a otra y eso está bien, pero para estudiar historia es buena idea tener alguno puntos en cuenta para que todos puedan usar estos recursos en su beneficio.

Si tienes que estudiar historia pero se te hace un poco complicado retener tanta información o encadenarla para recordarla toda, es necesario que sigas leyendo porque los recursos que te vamos a hablar a continuación te vendrán como anillo al dedo. No pierdas detalle.

La historia es una asignatura que puede causar grandes dolores de cabeza  los estudiantes, por este motivo es probable que las clases te parezcan largas y aburridas -sobre todo si tienes un profesor que no se implica en la enseñanza y solo transmite conocimientos-. Sin embargo, un buen conocimiento de la historia es esencial para todos los estudiantes, no solo porque es un tema común e importante, sino también porque proporciona un contexto real a la realidad que cada uno vivimos y que además, se puede aplicar a la actualidad y a la vida cotidiana.

Conectar y desarrollar ideas

La historia es un tema basado en la sucesión de eventos, por lo que conocer el orden correcto es la clave para el éxito. Debes asegurarte de que tus apuntes siguen un orden cronológico y dividir las notas de estudio por temas, por años, décadas o siglos.

Hacer esquemas

En muchas ocasiones los apuntes cubren muchos acontecimientos con gran cantidad de detalles, la mayoría de los casos no es necesario memorizar cada punto del tema. es mejor establecer una conexión entre los hechos. Los eventos deben seguir un orden lógico que te ayude a entender y a recordarlos, por lo que los mapas mentales y esquemas son muy importantes para ayudarte a visualizar toda la información de un vistazo para recordar lo más relevante.

eficiencia en el estudio

Desarrollar las ideas

Cuando ya tienes los esquemas hechos y un mapa mental bastante trabajado, será buena idea desarrollar las ideas escritas de nuevo e intentando hacerlo sin mirar los apuntes. De esta manera podrás escribir aquello que recuerdes y lo que no recuerdes tendrás que reforzar el aprendizaje. Puedes dividir los puntos en subpuntos y los eventos con causas y consecuencias.

Retención de datos Clave

Una vez que tengas en cuenta lo comentado anteriormente, puedes aprender a retener los datos clave. Muchos exámenes de historia incluyen cuestiones específicas relacionadas con fechas o con nombres de personas o eventos. Esto significa que requerirás algunas habilidades de memorización y que deben ser parte del proceso de aprendizaje en el estudio de la asignatura de historia. Puedes crear tarjetas con datos relevantes para que puedas comprobar rápidamente la información e incluso retenerla de forma más rápida.

Películas y documentales

Otro método muy eficaz para muchas personas cuando se trata de estudiar historia tiene que ver con ver películas y documentales. Hay fantásticas películas y documentales disponibles en la actualidad que describen detalladamente acontecimientos históricos. Lo bueno de todo esto que es suelen ser bastante entretenidas y ayudan a entender mejor todos los conocimientos previamente.

eficiencia en el estudio

Lo que es importante es que antes de ver la película o documental del tema, es necesario haber estudiado previamente el tema correspondiente, de esta manera será más fácil enlazar la información, interiorizarla y conectar los conocimientos previos con los nuevos aprendizajes. Pero antes de ver la película o el documental debes asegurarte de que sea de buena calidad y sobre todo que sea fiel a los hechos históricos. En los documentales no tendrás problemas, pero en las películas hay que tener en cuenta que en ocasiones Hollywood suele tomarse algunas libertades con la historia para convertirla en una película más comercial.

Por normal general para aprender bien historia deberás poner de tu parte. Divide el tema en diferentes secciones e intenta estudiar cada sección entendiendo lo que lees, conectado la información, haciendo esquemas, tarjetas de memoria con nombres, fechas, etc y también, haciendo pequeños resúmenes que te ayuden a conectar la información que estás estudiando y a saber qué partes debes reforzar. Y si después de todo esto puedes ver una película que te haga entender mejor lo que estás estudiando, ¡genial! 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *