Cómo sobrevivir como maestro el primer año de ejercicio

primer ano escuela

Cuando se empieza un trabajo de maestro y es el primer año, quizá sientas que todo son obligaciones, emociones y preguntas. En realidad, el primer año es el punto de partida y descubrirás si estás hecho o no para poder disfrutar de la docencia como vocación o si es mejor que te dediques a otra cosa. Un docente disfruta de su trabajo desde el primer minuto y no le importa echar todas las horas que sean necesarias por sus alumnos.

El sueldo es necesario, por supuesto, pero su vocación es superior a todo esto. Los maestros de primer año experimentan una variedad de sentimientos anticipatorios al comenzar su primer año académico, que incluyen emoción, miedo y todo lo demás. Ser profesor es una carrera valiosa pero estresante que trae muchos desafíos, especialmente para los nuevos maestros. A menudo, el primer año de enseñanza es, con mucho, el más difícil.

La experiencia es tu aliado

Puede parecer cliché, pero la experiencia es el mejor maestro. No importa cuánto aprendas reciba un maestro de primer año, nada te preparará mejor que lo real. La enseñanza implica la coordinación de muchas variables incontrolables diferentes, lo que hace que cada día sea un desafío único. Para superar estos desafíos, un maestro debe estar listo para cualquier cosa y aprender a adaptarse.

Es importante que los maestros vean su primer año como un maratón, no como una carrera. En otras palabras, el éxito o el fracaso están dictados por muchos esfuerzos durante un largo período de tiempo y ni un solo día o momento. Por esta razón, los maestros de primer año deben aprender a aprovechar al máximo cada día sin detenerse demasiado en los malos.

Hay varias estrategias para hacer que cada día cuente y garantizar que tu enseñanza sea lo más fluida posible. La siguiente guía de supervivencia ayudará a los maestros a comenzar su viaje en esta increíble y gratificante carrera con el mejor pie posible.

primer ano escuela

La experiencia es la mejor educación

Como te hemos mencionado anteriormente, la experiencia realmente es la mejor manera de aprender. Ningún aprendizaje formal puede reemplazar la experiencia de campo, incluidas todas las fallas que conlleva aprender a enseñar.

Los estudiantes a menudo terminan enseñando a sus educadores tanto como, si no más, de lo que sus educadores les enseñan, y esto nunca es más cierto que durante el primer año de un maestro. La experiencia de aprender y crecer con sus estudiantes es invaluable, y debe llevar las lecciones que aprende contigo durante el resto de la carrera.

Llega pronto y no piensa en la hora de salir

Contrariamente a la creencia popular, la enseñanza no es un trabajo de 8:00 a.m. a 3:00 p.m. y esto es especialmente cierto para los maestros de primer año. Por defecto, los maestros de primer año requieren más tiempo para prepararse que los maestros veteranos; hay muchos aspectos de la enseñanza que requieren tiempo para resolver, así que siempre es importante tener esto en cuenta.

Llegar temprano y quedarse hasta tarde te permite prepararte adecuadamente por las mañanas y atar cabos sueltos por la noche para que nunca te apresures por la mañana en una habitación llena de estudiantes.

Mantente organizado

Ser organizado es un componente clave de una enseñanza exitosa que lleva tiempo dominar. Hay tantas variables para tener en cuenta a diario que pueden hacer que mantenerse al día con las responsabilidades sea casi imposible cuando no se está organizado. La organización y la efectividad están vinculadas, así que no tengas miedo de dedicar tiempo a mantenerte organizado para una enseñanza más efectiva. Acude a maestros con más experiencia para obtener consejos sobre cómo organizar materiales y lecciones.

Construir relaciones temprano y a menudo

Construir relaciones saludables con los estudiantes a menudo requiere mucho trabajo y esfuerzo, pero vale la pena. Las relaciones sólidas son un componente vital de la enseñanza exitosa y las aulas armoniosas.

Para que los maestros tengan éxito, estas relaciones deben ser forjadas con administradores, profesores y miembros del personal (incluidos otros maestros), padres y estudiantes. Tendrás una relación diferente con cada uno de estos grupos, pero todos son beneficiosos para ti. En este sentido, es necesario que cuides las relaciones para que sean saludables y te aporten en lugar de desaportarte.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.