Competencias claves para la educación

Las competencias claves o también conocidas como “competencias básicas” son aquellas que son necesarias y beneficiosas para cualquier individuo y para la sociedad en su conjunto. No hay un concepto establecido pero sí un cierto acuerdo común en entenderlas como “el conjunto de conocimientos, destrezas y actitudes esenciales para que todos los individuos puedan tener una vida plena como miembros activos de la sociedad”.

Sabiendo esto, ¿dónde mejor para aplicar estas competencias claves que en la educación? Según el informe DeSeCO (Definición y Selección de Competencias),  debe ser valiosa para la totalidad de la población, independiente del sexo de la persona, su condición social y cultural y/o el entorno familiar. Añade que debe cumplir tres condiciones para considerarse “competencia clave”:

  • Ser desarrollada a lo largo de la enseñanza o formación obligatoria,
  • ser transferible, es decir, aplicable en muchas situaciones y contextos, y por último
  • ser multifuncional, en tanto que pueda ser utilizada para lograr diversos objetivos, para resolver diferentes tipos de problemas y para llevar a cabo diferentes tipos de tareas.

También debemos tener en cuenta las siguientes características:

  1. No son directamente evaluables.
  2. No sustituye a ningún elemento del currículo escolar.
  3. No son aprendizajes mínimos.
  4. No son independientes unas de otras, sino que van estrechamente unidas entre ellas.

Hoy día, podemos encontrar infinidad de propuestas sobre lo que deberían ser las competencias claves para la educación, sin embargo, hay unas establecidas desde el año 2006, ya que años antes, el Consejo Europeo celebrado en Lisboa propuso el establecimiento de las mismas. Quedó de la siguiente forma:

  1. Comunicación en lengua materna.
  2. Comunicación en lenguas extranjeras.
  3. Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología.
  4. Competencia digital.
  5. Competencias sociales y cívicas.
  6. Conciencia y expresión culturales.
  7. Aprender a aprender.
  8. Sentido de la iniciativa y espíritu de empresa.

También hay que decir, que estas son las generales. Luego habría que especificar entre las propuestas para la etapa de primaria, secundaria y algunas diferencias dependiendo de la comunidad autónoma en la que nos encontremos.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *