Consejos para adaptarte sin estrés al cambio de hora

Consejos para adaptarte sin estrés al cambio de hora

Durante esta próxima semana, tu agenda será la misma de siempre. Sin embargo, hay un detalle que hace que todo sea diferente. Ese cambio de hora de primavera que puede hacerte experimentar sensaciones diferentes en estas fechas. La sensación de estar fuera de tiempo es habitual en estas fechas. Más allá de la incomodidad emocional que puede producir esta rutina, tienes años de experiencia en vivir este cambio de hora. Por tanto, utiliza tus propios recursos para adaptarte con naturalidad al nuevo ritmo. No compares continuamente el nuevo horario con el de invierno.

Consejos para vivir el cambio de hora

En primer lugar, enfócate en todo lo positivo que te ofrece este cambio de hora. Por ejemplo, más horas de luz solar que influyen de un modo muy saludable en tu ánimo. Pero además, estas jornadas interminables previas al verano también son una buena receta para conciliar estudios y ocio.

Durante los primeros días puede que notes algún cambio en tu apetito o en el sueño. Sin embargo, contextualiza este hecho entendiendo que en realidad, se trata de algo lógico puesto que tu organismo y también tu mente, necesitan una adaptación a este cambio de hora.

La primavera es una de las mejores estaciones para andar en bicicleta y disfrutar de paseos interminables. Un medio de transporte ecológico, económico y también, activo ya que te permite practicar deporte de un modo cotidiano.

Durante los primeros días vas a experimentar una sensación de contradicción constante entre la hora que es y la percepción del tiempo que tú tienes. Por esta razón, en la medida de lo posible, intenta no consultar tanto el móvil y el reloj durante estas fechas.

A través de YouTube puedes encontrar propuestas de música para realizar ejercicios de relajación. Túmbate encima de la cama y siente cómo todo tu cuerpo se relaja al compás de esa música. Realizar este ejercicio antes de acostarte, te ayudará a conciliar mejor el sueño.

Disfruta de la siesta, únicamente si es tu forma de compensar un trabajo a turnos que te implica un sobreesfuerzo de adaptación continuo. Intenta disfrutar de las vitaminas primaverales, es decir, del contacto con los espacios naturales. Los paseos relajantes por espacios verdes, te permiten aprender a tomarte la vida con otro ritmo ya que los sonidos del campo son especialmente terapéuticos.

Consejos para estudiar en primavera

Este cambio de hora puede alimentar las tentaciones de distracción ya que el buen tiempo invita al ocio más que al estudio. Por esta razón, la biblioteca es un buen lugar para concentrarte en tus tareas. Un lugar que inspira el valor del silencio y la concentración. Un espacio perfectamente acondicionado para ofrecer una experiencia agradable al usuario.

Escucha las sensaciones de tu propio cuerpo y tu mente puesto que durante los primeros días del cambio de hora es posible que experimentes una sensación de mayor desgana. Tómate las cosas con otro ritmo racionalizando este sentimiento de tedio.

Organiza una agenda semanal en la que mantengas esos hábitos de estudio que te han dado buenos resultados durante el invierno.

Te puede interesar

Categorías

Consejos

Maite Nicuesa

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching y PNL.
Trabajo como redactora de medios digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *