Cosas que los maestros no deben hacer jamás

maestra en clase

Los maestros son personas y como tales, ellos también son imperfectos. Cometen errores y a veces hacen cosas que no están bien, pero en la mayoría de ocasiones no lo hacen con mala intención. Ellos también son humanos, a veces se estresan o están cansados. En ocasiones puede que se les olvide por qué se metieron a esa profesión y no a otra… No siempre están en la cima de su carrera.

Teniendo esto en cuenta, hay algunas cosas que los maestros nunca deberían decir, ni tampoco hacer. Si les ocurre su autoridad se verá mermada y crearán barreras que nunca deberían haber creado. Como maestros, sus palabras y sus acciones son muy poderosas. Tienen el poder de transformar pero también de desgarrar. Sus palabras siempre deben escogerse con cuidado y sus acciones deben ser siempre neutras y profesionales.

Los maestros tienen una gran responsabilidad y no pueden tomar esto a la ligera. Por eso, a continuación vamos a comentarte algunas cosas que los maestros no deben hacer, ¡jamás!

Cosas que los maestros NO tienen que hacer

Los maestros nunca deben ponerse en una situación comprometedora con un estudiante

Parece que vemos más en las noticias sobre las relaciones inapropiadas entre maestros y estudiantes que sobre todas las demás noticias relacionadas con la educación. Es frustrante, sorprendente y triste.

La mayoría de los maestros nunca piensan que esto les pueda pasar, pero las oportunidades se presentan más de lo que la mayoría de la gente piensa. Siempre hay un punto de partida que podría haberse detenido inmediatamente o prevenido por completo.

A menudo comienza con un comentario o mensaje de texto inapropiado. Los maestros deben asegurarse de manera proactiva de que nunca permitan que ocurra ese punto de partida porque es difícil detenerse una vez que se cruza una línea determinada.

Los maestros nunca deben tener una discusión sobre otro maestro con un padre, estudiante u otro maestro

Los maestros llevan y organizan las aulas de manera diferente a los otros maestros en el propio centro escolar. Enseñar de manera diferente no necesariamente se traduce en hacerlo mejor. No siempre se está de acuerdo con otros maestros de la escuela, pero siempre se debe tener respeto hacia ellos.

maestra en clase

Jamás se debe analizar cómo llevan las aulas otros maestros, lo que sí se puede hacer es apoyarles si tienen alguna inquietud. Nunca se tiene que hablar de otros maestros y menos de forma despectiva a sus espaldas. Esto creará división y discordia y hará que sea más difícil trabajar, enseñar y aprender.

Los maestros nunca deben humillar a un estudiante, gritarles o insultarlos delante de sus compañeros

Los maestros esperan que sus alumnos les respeten, pero el respeto es una calle de doble sentido. Como tal, se debe respetar a los estudiantes en todo momento. Incluso cuando prueban tu paciencia tienes que respetarles, es fundamental mantener la calma. Cuando un maestro desanima a un estudiante, les grita o los insulta delante de sus compañeros, socava su propia autoridad con todos los demás estudiantes de la clase. Este tipo de acciones ocurren cuando un maestro pierde el control, y los maestros siempre deben mantener el control de su clase.

Los maestros nunca deben ignorar la oportunidad de escuchar las preocupaciones de los padres

Los maestros siempre deben dar la bienvenida a cualquier padre que quiera tener una conferencia con ellos siempre y cuando el padre no esté furioso. Los padres tienen derecho a hablar sus inquietudes con los maestros de sus hijos. Algunos maestros malinterpretan las preocupaciones de los padres como un ataque total contra ellos mismos.

A decir verdad, la mayoría de los padres simplemente buscan información para poder escuchar ambos lados de la historia y rectificar la situación. Sería mejor que los maestros se comuniquen proactivamente con los padres tan pronto como el problema comience a desarrollarse.

Los maestros nunca deben volverse complacientes

La complacencia arruinará la carrera de un maestro. Siempre se deben esforzar por mejorar y convertirse en mejores maestros. Deberían experimentar con sus estrategias de enseñanza y cambiarlas un poco cada año. 

Hay múltiples factores que justifican algunos cambios cada año, incluidas las nuevas tendencias, el crecimiento personal y los propios estudiantes. Los maestros deben desafiarse a sí mismos con la investigación continua, el desarrollo profesional y manteniendo conversaciones regulares con otros educadores.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.