¿Qué hacer cuando falla la concentración estudiando?

Son muchas las veces que estudiando, por una razón o por otra, la vista se nos cambia de lado, dejamos de ver libros y folios y nos podemos despistar hasta con el simple vuelo de una mosca. Hoy, en Formación y Estudios, vamos a daros una serie de consejos para que esto no os pase.

Consejos para no perder la concentración mientras se estudia

Hay personas a las que les gusta estudiar, otras sin embargo, lo odian aunque saben de la importancia que tiene para su futuro profesional y académico y casi que se auto-obligan a ponerse con codos hincados y estudiando día tras día. Para los primeros, es más fácil mantener el ritmo de estudio sin despistarse que para los segundos, pero aún así, las distracciones ya sean familiares, de amigos, el cansancio de pasar horas y horas estudiando sin ver una “gratificación” instantánea, puede hacer mella a cualquier tipo de estudiante, sea cual sea su devoción por los libros y apuntes.

Para todos los que estudian, tengan el nivel educativo que tengan, traemos esta serie de consejos para no perder la concentración mientras se estudia:

  1. Tener un horario establecido y marcar con un cronómetro o reloj normal las horas de estudio. Cuando tenemos un planning de estudios por delante, el deber como se hace más patente e intentamos cumplir mejor con nuestra obligación. Si a eso le añadimos poner alarmas al reloj o móvil para que nos avise cuando debemos terminar de estudiar una parte u otra del temario, ayuda a que estemos más concentrados para hacerlo.
  2. Marcarnos retos fiables y ser poco o nada flexibles. Estudiar sin ton ni son no ayuda a mantener la concentración. Podemos caer en la falsa teoría del “ya seguiré mañana” o “me puedo permitir un día sin estudiar así que lo dejo”. Marcarnos una serie de temas de estudio por día e ir cumpliéndolo, motiva cada ves más y ayuda a mantener el ritmo. Eso sí, para los primeros temas, serás tú el que tenga que poner toda la motivación en el escritorio y cumplir con ello.
  3. Descansar cada cierto tiempo. Lo mejor que puedes hacer para mantener la concentración mientras estudias es que descanses cada cierto tiempo (por ejemplo, cada hora). Si descansas cada hora unos 5 o 10 minutos, este pequeño ratito te ayuda a evadirte y seguir con más ánimo y fuerza cuando vuelvas a retomarlo. Levántate de la silla, camina un poco, coge un vaso de agua o un aperitivo, juega con tu mascota… Distrae la mente unos 5 minutos aproximadamente cada cierto tiempo y esta estará más activa cuando vuelvas a querer “comerte los libros”.
  4. Hay vitaminas y suplementos naturales que ayudan a mejorar esta concentración. Habla con tu farmacéutico de confianza o con tu médico de cabecera si con él te sientes más seguro y cuéntale de tu “problema”. Quizás pueda recomendarte cierto complemento alimenticio que te ayude a concentrarte mejor.

La principal motivación para estudiar debe salir de ti. ¡Nunca lo olvides!

Te puede interesar

Categorías

Consejos

Carmen Guillen

Cosecha del 84, culo inquieto de mal asiento y con múltiples gustos y aficiones. Estar al día en cursos es una de mis prioridades: nunca se deja de... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *