Cuatro tipos de estructura de un texto

Cuatro tipos de estructura de un texto

Es posible analizar un texto desde distintas perspectivas. Por ejemplo, podemos centrarnos en su estructura para clasificarlo en un tipo de contenido. A continuación, presentamos algunos de los ejemplos más representativos. ¡Descubre cuatro tipos de estructura de un texto!

1. Estructura de un texto descriptivo

Generalmente, este tipo de contenido es breve. Y, como bien indica el concepto, se centra en la descripción de una realidad específica: una situación, un paisaje o un hecho relevante. Por tanto, el adjetivo es el elemento que está muy presente en este tipo de composición. A través de esta clase de palabra es posible poner el acento en los matices. No solo es posible describir un aspecto observable por medio de la referencia a los colores, formas y texturas. La descripción también puede centrarse en el mundo emocional de la persona. Así ocurre cuando un texto profundiza en torno a un estado de ánimo.

2. Estructura de un texto argumentativo

Existe una idea principal que queda perfectamente respaldada por la argumentación desarrollada a lo largo del texto. La tesis clave, en consecuencia, se refuerza por medio del desarrollo de ideas secundarias que se alinean con la conclusión final. La estructura principal de este tipo de texto se integra por tres apartados esenciales: introducción, desarrollo y desenlace.

Si quieres profundizar en torno al tema analizado, lee detenidamente cada una de las partes del texto. En la primera se realiza un planteamiento inicial que supone una primera aproximación al tema. En el desarrollo se concreta la argumentación con más detalle. En la conclusión final, por su parte, se realiza un cierre a modo de síntesis.

3. Estructura y características de un texto literario

La estructura de un texto también puede tener un enfoque claramente literario. En ese caso, las palabras utilizadas no solo destacan por su significado, sino también por su belleza. El autor cuida de forma especial el tono y el lenguaje. De hecho, el texto también se enriquece con la presencia de figuras literarias que añaden estilo a la composición final. La metáfora es una de las fórmulas utilizadas. Muchas de ellas se inspiran directamente en la naturaleza.

Permiten crear atractivos juegos de palabras para expresar una información de forma original. En definitiva, un texto literario unifica la información con la estética. Importa aquello que dice el autor, pero también cómo lo expresa. Su escritura se caracteriza por el excelente dominio de la palabra. Es un texto dinámico que evita la repetición de los mismos conceptos. Por ello, se enriquece con la integración de otros sinónimos y antónimos.

Cuatro tipos de estructura de un texto

4. Estructura y características de un texto narrativo

Existen diferentes tipos de textos, como comentamos en Formación y Estudios. Previamente hemos indicado que una composición descriptiva prioriza el uso de sustantivos y adjetivos. Estos últimos añaden matices concretos a la composición. De este modo, el lector puede visualizar la información con una mayor nitidez. Pues bien, el texto narrativo es aquel que, por el contrario, destaca por el uso frecuente de los verbos de acción. Son verbos que añaden dinamismo a la narración. ¿Qué partes componen un texto de este tipo? La narración comienza con el planteamiento inicial que se enmarca en la introducción.

En el desarrollo posterior se sitúa el nudo, es decir, el núcleo que contiene la información esencial. Generalmente, presenta el desarrollo de un conflicto que se resuelve hacia el desenlace final. Los verbos de acción están directamente conectados con los personajes de la trama. En este tipo de texto también hay espacio para las descripciones.

Por tanto, existen cuatro tipos de estructura de un texto. Los contenidos pueden clasificarse en diferentes grupos: descriptivos, argumentativos, literarios y narrativos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.