Economista, la difícil tarea del reparto equitativo

El economista busca, en líneas generales, el desarrollo y prosperidad de una empresa, o país, administrando su riqueza. ¿Cómo lo consigue?, en base a un principio fundamental: el profundo conocimiento de la producción, distribución y consumo, tanto de bienes como de servicios, logrando un correcto equilibrio entre todos estos factores con el fin de conseguir un nivel de crecimiento óptimo y sostenible.

Este profesional utiliza recursos analíticos para interpretar la evolución de la economía, tanto de la propia empresa como de su entorno, y está preparado para la resolución de problemas concretos, en base a sus conocimientos sobre la evolución de las transformaciones económicas y al soporte que le suministran las matemáticas, la estadística o la informática. Utiliza el pensamiento lógico y posee una innegable habilidad para evaluar datos y fenómenos económicos.

Su labor en la sociedad es muy importante, debido a que la mayoría de las variables económicas se deben a determinados comportamientos sociales que influyen en numerosos procesos financieros, principalmente los relacionados con la producción , distribución y consumo de bienes y servicios. En este sentido, puede fomentar políticas sociales de desarrollo económico y comercio, para garantizar la adecuada utilización de los recursos. Puede aprobar proyectos de inversión, en base a sondeos de viabilidad y solvencia, gracias al estudio de los indicadores económicos. Puede, además, en mayor escala, manejar y asesorar en la inversión pública.

Salida laboral. El economista puede abarcar una importante  serie de entornos laborales. A nivel de empresa, puede ejercer como Gestor/Asesor, y desarrollar su actividad en entidades bancarias y financieras, administradoras de fondos de pensiones y grandes instituciones, entre otras. En una mayor escala, a nivel estatal y gubernamental, puede proponer políticas de desarrollo económico para el crecimiento del comercio exterior o manejar la inversión pública, es decir, como se distribuye y emplea esta para una mejor implantación de políticas sociales, por ejemplo.

¿Quieres aprender idiomas?
Saber idiomas es una aptitud fundamental para desarrollar tu futuro profesional. Si quieres más información, aquí la encontrarás:
Aprender idiomasAprender idiomas viajando
Te puede interesar

Escribe un comentario