Establécete objetivos para sentirte realizado

Dentro del lenguaje del desarrollo personal se habla de objetivos, resultados, éxito, deseos y sueños. En otras palabras, todas las cosas que se quieren hacer, lograr y crear en el propio mundo. Es igual de importante lo que se quiere lograr (el objetivo) que saber por qué se quiere lograr (la razón).

Las necesidades y los deseos se cumplirán

Cuando te expones tus ‘por qué’ (de lograr una determinada cosa), te darás cuenta de que tu ‘qué’ (el objetivo), en realidad puede ofrecerte sentimientos, emociones y un estado interno que realmente buscas.

Por ejemplo, la persona que tiene el objetivo de perder peso en la creencia de que la pérdida de peso le traerá felicidad, seguridad, satisfacción, atención, popularidad y la pareja de sus sueños. En este caso, su “qué” es la pérdida de peso y su “por qué” es felicidad (etc.). Seis meses después, esa persona pudo haber perdido peso (logró su objetivo) pero, como suele ser el caso, no es más feliz, no es más segura, no tiene más confianza, no está más satisfecha y, de acuerdo con su estado de ánimo bajo, aún no ha encontrado esa pareja ansiada.

Después de todo, ¿quién quiere estar con alguien que no es feliz? Alcanzó su objetivo práctico pero aún no logró satisfacer sus necesidades reales. Cuando esto ocurre la persona quiere perder más peso, y después un poco más… Y se convierte en una creencia destructiva y errónea de que si se vuelve delgada podrá ser feliz. Pero no es así. La felicidad no se consigue así.

Descubrirás lo que te motiva realmente

Lo importante en el proceso de construcción de una mejor vida no son necesariamente los objetivos que establecemos (lo que creemos que queremos) sino lo que nos motiva a alcanzar esos objetivos (lo que realmente queremos). Cuanto antes comiences a explorar, identificar y entender lo que te motiva hacia ciertos logros, adquisiciones o resultados (es decir, comenzar a avanzar hacia una mayor conciencia y autoconciencia), antes tomarás mejores decisiones para la vida, establecerás tus. objetivos y experimentarás más satisfacción y menos frustración.

Todos conocemos a personas que han logrado lo que se propusieron, solo para terminar en el mismo lugar o peor (emocionalmente, psicológicamente, sociológicamente) porque lo que estaban persiguiendo no era realmente lo que estaban necesitando. Lo que creemos que queremos raramente nos proporcionará lo que realmente necesitamos.

Tu estado de ánimo será mucho más saludable

Quizá tus objetivos sean cosas materiales o creencias de que si consigues ‘algo’ serás más feliz: un coche, una casa más grande, un mejor cuerpo, una pareja más guapa, más dinero, una carrera… en definitiva cosas que nos colocarán en un estatus más alto y por tanto, creemos que seremos más felices. Pero en realidad y como has podido ir descubriendo desde el principio de este artículo, esto no es así en absoluto. Para ser feliz primero debes aceptarte tal y cómo eres, agradecer lo que tienes sin anhelar lo que no tienes y sobre todo, disfrutar del camino que tienes por delante para conseguir otras cosas, pero sin pensar tanto en el objetivo y si más en el camino a recorrer para conseguirlo.

Aunque establecer objetivos prácticos, materiales y financieros es algo inteligente que hacer considerando el mundo en el que vivimos y cómo funciona ese mundo… En realidad es más importante tu estado interno de paz, satisfacción o alegría para encontrar la felicidad.

¿Qué objetivos necesitas realmente?

Es necesario mirar más lejos de los objetivos superficiales para descubrir lo que realmente quieres o necesitas. Deja de un lado esa mentalidad colectiva que cree que los más ricos son los más felices… ¿cuántos millonarios han acabado con su vida porque no se sentían felices? Si eres rico NO tienes que ser más feliz. Tener más NO TE HACE más feliz… Ser más ‘guapo/a’ no te hará más feliz si no te aceptas primero a ti mismo/a.

La meta de todas las personas con más o menos dinero o belleza es la misma: felicidad. La felicidad solo se consigue cuando disfrutamos siendo agradecidos de lo que tenemos HOY. Disfrutar cada mañana de tener salud, de conectar con otras personas, de disfrutar del amor y de todas sus variantes abstractas.

No necesitas ser el ejecutivo con más poder de tu empresa. No necesitas tener tres carreras… Está bien aspirar a ello, por supuesto… Pero siempre y cuando hacerlo te traiga paz y armonía interior. Que lograrlo sea un reto personal pero que no te vaya la felicidad en ello, si no que la felicidad la encuentres en el campo de lograrlo.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Recursos y formación

Maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.