Fases del estudio

Cuando nos ponemos a estudiar nos damos cuenta de varios aspectos que tenemos que tener en cuenta y que son muy importantes para que nos vaya bien en el estudio ya que dependerá el que nos vaya más rápido o más lento.

A la hora de ponernos a estudiar solemos estar frescos porque empezamos una nueva actividad y, alguna que otra vez, la cogemos con ganas, así que la empezamos con fuerz y con ganas para ir avanzando.

Al cabo de unos 15-20 minutos notaremos que nos estamos cansando, incluso aburriendo, porque quizás el tema no es interesante, o porque vemos que no avanzamos lo rápido que habríamos querido. Algunos empezaremos a bostezar y tendremos que levantarnos de la silla porque parece que nos quedamos dormidos, pero al final seguimos adelante porque aún tenemos fuerzas.

Sin embargo, cuando ya llevamos más de 1 hora estudiando, y si no hemos hecho descanso, puede ser que nos sintamos como si ya no pudiéramos más. En esos casos lo mejor es levantarse, tomarse un descanso de entre 5 y 15 minutos (no más o no podremos volver a la rutina) y despejarse un poco. Muchas veces nos pasa eso porque nos cansamos de estar haciendo siempre lo mismo y tenemos ganas de hacer otras cosas.

Una vez que hemos descansado nuestra mente volverá a estar receptiva y podremos avanzar más rápido que antes, siempre parando de vez en cuando para relajarnos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *