Cómo influye la autoestima baja en las entrevistas de trabajo

Cómo influye la autoestima baja en las entrevistas de trabajo

Dedicamos gran parte de nuestra vida al estudio y la preparación profesional para optar a un buen puesto de trabajo. Creemos que lo mejor de nosotros mismos es el resumen de una trayectoria que queda recogida en dos folios y una carta de presentación. Y olvidamos lo más importante: que no hay nada que pueda sustituir la importancia de una autoestima alta que es la que te hace brillar en una entrevista de trabajo.

La autoestima no es una línea recta que permanece invariable a lo largo del tiempo. Como muestra el principio filosófico, todo cambia y nada permanece. Sin embargo, una autoestima baja puede boicotear tus opciones de éxito potencial a partir de lo que se conoce como profecía autocumplida. Es decir, lo negativo que acabas creyendo en una entrevista de trabajo, es decir, la idea de que no vas a ser elegido, finalmente ocurre.

La autoestima baja es aquella que te lleva a posicionarte a la sombra del éxito ajeno, en la idealidad del talento de otros candidatos. En realidad, para fomentar el empoderamiento personal en la lucha por tus objetivos, debes vivir conectado en tu propia realidad emocional. Es decir, vive centrado en ti para vivir tu evolución a partir de ti mismo.

En el mercado laboral, si eres constante en la búsqueda de oportunidades, vas a vivir situaciones que no habías planificado. Por ejemplo, que te contacten de una empresa a la que ya ni recordabas que habías enviado tu currículum en algún momento.

Cómo elevar la autoestima baja para hacer mejores entrevistas

1. Pon en su contexto la importancia de cada entrevista. Es una prueba importante, es una nueva oportunidad, pero no será la última. Cuanto más te relajes y más te concentres en el presente, más centrado estarás en la prueba. Piensa en el ahora.

2. Intenta presentarte a aquellas ofertas de empleo en las que realmente tienes algo que aportar por formación o experiencia. De lo contrario, si te presentas a cualquier oferta, aumentas la propia frustración al no ser elegido. Es recomendable que inviertas tiempo en hacer un filtro de ofertas para seleccionar aquellas que por requisitos, se ajustan a tu propio currículum.

3. Algunas personas se culpan por no haber aprovechado su momento de juventud para estudiar. Y esto daña su autoestima al compararse con otras personas que tienen mayor formación. Si este es tu caso, y de verdad quieres estudiar, este es tu momento. Nunca como hoy en día existen tantos recursos de conocimiento. Ya que incluso, puedes formarte a distancia a través de un centro online.

4. Una entrevista de trabajo no es un examen, aunque a veces, la vivamos como tal porque nos exigimos en exceso. En realidad, tú personalizas la entrevista de trabajo. Aportas a esta experiencia tu propia identidad. Si analizas la situación desde el punto de vista de un examen, no vas a aprender a todo lo que en realidad puedes a partir de la reflexión posterior a una prueba de este tipo. Ya que además, tal vez no te elijan en esta entrevista pero guarden tus datos para un próximo proceso de selección y te llamen cuando quede una plaza libre.

Te puede interesar

Categorías

Consejos

Maite Nicuesa

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching y PNL.
Trabajo como redactora de medios digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *