Cómo tener un mejor potencial académico

Mujer estudiando

Todos tenemos potencial académico si sabemos cómo desarrollar el aprendizaje. No importa la edad que tengas, tú también puedes mejorar tu aprendizaje si pones el suficiente empeño en ellos y realmente sacas fuerza de voluntad para conseguirlo. Mejorar tu aprendizaje no solo te ayudará a nivel académico sino también en cualquier área de tu vida. Si sabes desarrollar tu aprendizaje mejorarás en cualquier área de tu vida.

Es posible que alguna vez hayas escuchado que es necesario participar activamente en las tareas académicas para poder aprenderlas bien, y así es. Nadie aprende un contenido sin esforzarse un poco, esa magia no existe. Pero además también son claves otros aspectos para mejorar el potencial académico de cualquier persona a cualquier edad: la confianza, la motivación y la responsabilidad personal. Todo esto contribuirá a un buen bienestar personal y académico del niño. 

Para mejorar tu potencial académico es importante que pongas de tu parte, que no solo te centres en tus estudios si no que el desarrollo de tu aprendizaje sean hábitos en tu día a día. Para potenciar tu nivel académico es importante que incorpores algunas rutinas en tu vida cotidiana para mejorar tus habilidades. Cuando estés totalmente involucrado en la mejora de tu aprendizaje, te sorprenderás de los resultados. 

 

Lee cada día

Es necesario que para entrenar tu cerebro leas cada día. La lectura es imprescindible para alimentar y nutrir el cerebro. Para que tu cerebro realmente se sienta motivado hacia la lectura que tienes delante, es muy importante que te guste lo que estás leyendo. No leas cosas que no te gustan en absoluto porque entonces la motivación brillará por su ausencia.

Diez buenas razones para leer más

Comprométete a leer diariamente como parte de tu ocio lecturas o libros que realmente te motiven con temas que te interesen. Así tu cerebro estará motivado y aprenderás cosas nuevas que te gusten y que te hagan sentir unido al aprendizaje.  No te limites a simplemente leer y ya está. Involúcrate en el texto que tienes delante, hazte preguntas, busca argumentos que se rebatan en caso de que sean lecturas informativas, potencia tu pensamiento crítico.

Utiliza las experiencias cotidianas para mejorar tu potencial

Las rutinas diarias y las situaciones cotidianas pueden ser grandes oportunidades de aprendizaje práctico. Utiliza cualquier momento que consideres una oportunidad para trabajar tu potencia académico. Si no encuentras estas experiencias cotidianas, puedes crearlas tú mismo/a.

Un viaje en coche, una visita a la naturaleza, estar en el consultorio del médico… Todas son oportunidades estupendas para que puedas incentivar tu curiosidad natural y aprender más cosas en diferentes momentos de tu vida. ¿Cómo se llamará esa planta y qué propiedades tiene? ¿Qué enfermedad es la más rara que ha visto tu médico en el último mes? ¿Cómo funciona el motor de tu coche?

potenciar cerebro

Incentiva tu curiosidad natural

Siguiendo el punto anterior es importante que sepas que no solo los niños son los que tienen curiosidad natural por lo que ocurre a su alrededor. Los adultos también somos seres curiosos y debes potenciar esto para mejorar tu rendimiento académico e intelecto. Piensa en cualquier cosa que te motive o que quieras aprender más y simplemente busca información al respecto.

Querer saber más sobre un tema en concreto que te interese, te ayudará a encontrar estrategias de estudio y de aprendizaje que ni sabías que podrías hacer, como una búsqueda efectiva de información, estrategias de retención del contenido, etc.

Mantén unas rutinas diarias de estudio y aprendizaje

Tanto si estás en época de exámenes comos si no lo estás, tu cerebro necesita que le entrenes diariamente para que no pierda sus capacidades de aprendizaje. El cerebro es como tus músculos abdominales, si no los entrenas diariamente dejarán de estar fuertes y formados… Con tu mente es igual, si la descuidas y no la potencias, simplemente se quedará ‘dormida’ y no querrá trabajar duro para poder avanzar, porque se está mejor sin hacer nada.

Por eso, aunque no tengas épocas de exámenes, sigue un horario con rutinas diarias para potenciar tu mente y que tu cerebro se mantenga en forma, solo así podrás mejorar todo tu potencial académico. Si sigues un horario y realizas actividades de entrenamiento mental (actividades de lógica, escritura, lectura, razonamiento, etc.), cuando empieces épocas de exámenes verás cómo te resulta mucho más fácil mejorar tus calificaciones.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *