Cómo optimizar el horario de trabajo

Respeto en el trabajo

La jornada laboral tradicional de 8 horas parece que tiene un enfoque bastante anticuado ya que en ocasiones puede ser incluso ineficaz donde se disminuye la productividad laboral de las personas. Es necesario que para optimizar el horario de trabajo se haga un cambio de pensamiento tanto de los jefes como de los empleados. Si bien es cierto que si te dicen que tienes quehacer 8 horas seguidas en un trabajo, deberás hacerlas para cumplir con tus obligaciones… Pero dependerá de ti que tu trabajo sea óptimo.

 

El día de trabajo de 8 horas fue pensado por  la revolución industrial creada en un esfuerzo por reducir el número de horas de duro trabajo manual que los trabajadores se veían obligados a soportar en la fábrica. Pero en la actualidad se espera en la actualidad que hagamos ocho horas diarias, trabajando en largos y continuos bloques de tiempo, con pocos o ningún descanso para producir más. La mayoría de las personas incluso ni hacen descansos para poder producir más o alargan las horas de forma innecesaria porque después, estarán perdiendo productividad. 

Optimizar tu jornada laboral

Estructura tu día

Un estudio realizado recientemente por el Grupo Draugiem, un sitio web de redes sociales, rastreó los hábitos de trabajo de los empleados, midiendo cuánto tiempo pasó la gente trabajando en varias t areas y comparó esto con sus niveles de productividad. Según este estudio se dieron cuenta de que la duración de la jornada de trabajo no importaba mucho. Lo que verdaderamente importaba era cómo la gente estructuraba su día sin nada más. En particular, las personas que eran estrictas acerca de tomar descansos cortos eran mucho más productivos que los que trabajaban más horas.

adicto al trabajo

Haz parones en tu jornada laboral

La relación trabajo-descanso ideal fue de 52 minutos de trabajo y después de unos 17 minutos de descanso. No miraron las redes sociales ni nada que les quitara la atención. Cuando sentían cansancio después de una hora, tomaron un breve descanso, durante el cual desconectaban completamente de su trabajo. El cerebro necesita después de una hora de trabajo continuo 15 minutos de descanso. 

Las personas que han descubierto esta relación de productividad se dieron cuenta que el cerebro funciona en intervalos de energía: intervalo alto de energía durante una hora aproximadamente y después necesitará un intervalo de baja energía de unos 15 o 20 minutos. Si esto no se rige ni le hacemos caso, cuando se está demasiado tiempo trabajando de forma concentrada sin descansos, empezamos a estar cansados, y sin casi poder evitarlo caemos en las distracciones.

En lugar de trabajar todas las horas posibles para hacer más faena, lo ideal para ser realmente productivo es que en cuando se nota que se empieza a estar algo cansado, habrá llegado el momento de tomar un pequeño descanso. De esta manera el cerebro recupera energía y será más productivo en menos tiempo.

 

Divide tu día de trabajo en intervalos

Aunque puede alargarse tu jornada laboral durante el día, la realidad es que serás más productivo y estarás más descansado. En lugar de pensar en las horas seguidas que debes trabajar o las que tienes que cumplir durante la semana o el mes, es mejor que te centres en el presente y los objetivos diarios. Planea tu día en intervalos de una hora simplificando las tareas y diviéndolas en partes que puedas manejar bien. 

estrés debilitante

 

Tus horas son importantes

La estrategia del trabajo a intervalos solo funcionará si estás pendiente de tus intervalos de energía para tener buena productividad en menos tiempo. Si no descansas o empiezas a distraerte en tu horario de trabajo, entonces empezarás a darte cuenta cómo estás siendo poco productivo, algo que podría hacer que te sintieras frustrado. 

Tu descanso es igual de importante que tu trabajo

Quizá pienses que el trabajo es más importante que el descanso, pero si no descansas lo que tu mente necesita tu productividad se verá afectada por lo que tu rendimiento será menor. Las pausas para caminar, leer o simplemente para evadir la mente son las mejores formas para que tu mente se recargue de energía y puedas volver a tu jornada laboral más productivo. Los descansos no son contestar correos electrónicos o hacer llamadas laborales, descanso es desconectar. 

¿Ya sabes cómo tienes que organizar tu jornada laboral para ser más productivo/a? No por trabajar más trabajarás mejor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *