Qué tienes que hacer cuando un niño busca atención en clase

en clase

Todos los maestros pasan por esto en algún momento. Son situaciones habituales que hay que saber solventar para poder continuar con la formación de los alumnos. No es raro que los niños en el aula hagan cosas para llamar tu atención.

Demasiada búsqueda de atención puede ser perjudicial, causar problemas y crear distracciones. El niño que busca atención a menudo interrumpe una lección dejando escapar algo. Su deseo de atención es casi insaciable, tanto que al niño a menudo no parece importarle si la atención que recibe es positiva o negativa. En muchos casos, ni siquiera parece importar cuánta atención les prestas. Cuanto más das, más buscan.

Por qué busca llamar la atención

El niño que busca atención necesita más atención que la mayoría. Parecen tener algo que demostrar y no se enorgullecen tanto intrínsecamente como lo hacen extrínsecamente. Este niño puede no tener un sentido de pertenencia.

También pueden sufrir de baja autoestima , en cuyo caso necesitarán ayuda para desarrollar su confianza. A veces, el buscador de atención es simplemente un factor inmaduro. Si este es el caso, haz caso de las siguientes intervenciones y el niño eventualmente superará su ansia de atención.

Qué hacer si un alumno solo busca tu atención

Como profesor, es importante mantener la calma en el aula incluso ante la frustración. El niño que busca atención siempre presentará desafíos, y debes enfrentarlos de manera imparcial. Recuerda que tu objetivo final es ayudar al niño a ser más seguro e independiente… Aunque cueste al principio, no tires la toalla porque tu esfuerzo merecerá la pena.

A continuación vamos a comentarte qué hacer con un niño que solo quiere llamar tu atención. Qué tipo de intervenciones son más adecuadas en cada caso y cómo llevarlas a cabo para que finalmente tu actuación como maestro o profesor sea un éxito.

Siéntate con él

Cuando la búsqueda de atención de un niño se vuelve perjudicial, siéntate con él y explícale que tiene varios niños con los que trabajar cada día. Dale un período de tiempo que sea solo para él. Incluso un período de dos minutos antes o después del recreo (un período en el que puede dedicar su atención exclusivamente a ellos) puede ser muy útil. Cuando el niño pida atención, recuérdeles su hora programada. Si te quedas con esta estrategia, encontrarás que puede ser bastante efectiva.

Motivación intrínseca

Promueve la motivación intrínseca pidiéndole al niño que describa lo que le gusta de su trabajo o cómo se desempeñó. Esta es una excelente manera de alentar la autorreflexión y ayudar al niño a desarrollar confianza.

nenes en clase

Felicita

Felicita siempre al niño cuando haga las cosas bien, cuando mejore y cuando tenga interés por hacer las cosas de una forma más correcta. En cambio, cuando tenga un comportamiento negativo intenta no prestar atención para no reforzar la conducta negativamente.

Tiempo especial

Durante el tiempo especial del niño, tómate el tiempo para aumentar su confianza ofreciendo algunas palabras inspiradoras. Proporciona al niño responsabilidades y un rol de liderazgo de vez en cuando.

Hazle saber que te preocupas por él

Nunca olvides que todos los niños necesitan saber que te preocupas por ellos y que pueden contribuir de manera positiva. Al niño le tomó mucho tiempo convertirse en un buscador extremo de atención. Ten paciencia y comprende que le tomará algún tiempo desaprender este comportamiento.

Quizá no sepa cuál es el comportamiento apropiado

Recuerda que los estudiantes, especialmente los estudiantes jóvenes, no siempre saben cuál es el comportamiento apropiado. Tómate el tiempo para enseñarles sobre las interacciones apropiadas, las respuestas, el manejo de la ira y otras habilidades sociales. Utiliza el juego de roles y el drama para ayudar a los estudiantes a comprender los sentimientos y las perspectivas de otras personas.

Cuando notes intimidación, lleva a los estudiantes involucrados a un lado y pide que se disculpe directamente con la víctima. Haz que los estudiantes rindan cuentas por su comportamiento dañino. Tener una política de tolerancia cero establecida que se entienda bien. En la medida de lo posible, reconozca y recompense el comportamiento positivo.

Con estas medidas los alumnos comenzarán a comportarse mejor sin tener la necesidad de llamar tu atención de manera negativa y distorsionándote la armonía de la clase.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.