Saber redactar: Composición del texto (I)

Cuando surge la necesidad de escribir, aunque esté desordenada en sus elementos, ya existe una idea “a priori”, un motivo anterior a la redacción que es la esencia del texto mismo. Puede tratarse de una solicitud al Municipio, de la imperiosa trascripción de un sentimiento a otra persona, de un proyecto, etc. Son innumerables los posibles estímulos pero ya se tiene entonces un punto de arranque y sigue a esto la tarea de escribir las ideas que, al respecto, vengan a la mente. La composición de un texto consta de una primera instancia mental donde debe clarificarse el pensamiento para poder llevar a cabo una buena redacción. Sin embargo, escribir con el orden en que llegan los pensamientos representa la fase inicial del texto que se va a desarrollar.

3630559443_eba29b42f8

Luego de escribir en una hoja un cúmulo desordenado de comentarios deberán clasificarse los mismos de acuerdo a su importancia. Identificadas las ideas claves, lo que se quiere expresar y visualizando un título que lo pueda encabezar, se pasa a la estructuración del texto. El uso de herramientas tales como un diccionario con definiciones precisas, un diccionario de sinónimos y antónimos, un listado de citas notables y un lugar cómodo donde sentarse a escribir pueden ser decisivo en la calidad de la redacción.

La composición del texto

-La organización de las ideas fluye, por lo general, a través de un camino lógico compuesto por la introducción, el desarrollo y la conclusión final.

-Se debe considerar el total escrito como un todo indiviso y textual que toma consistencia y unidad mediante los recursos cohesivos y la coherencia de cada afirmación, en sí y con las demás afirmaciones del texto.

-La introducción persigue interesar al lector, capturar la atención del mismo y, para lograrlo, el autor puede echar mano de un principio impactante.

-Puede empezarse el texto con el significado de un término, con un ejemplo de tipo experimental, remitiendo a un hecho histórico, valiéndose de alguna anécdota.

-También se puede empezar con una frase desafiante que invite al debate o desde la excepción de la regla de la que se quiere hablar.

El inicio o introducción del texto varía según el tipo de texto que se pretende redactar:

Texto comunicativo informal: Hola, ¿Cómo estás? Te escribo para….

Texto comunicativo formal: Por la presente, comunico a usted…

Texto estudio: En este trabajo se pretende demostrar la relación existente entre la condición socioeconómica y la deserción escolar.

Texto informativo: Ayer, 23 de julio de 2009, India y China, los dos países más poblados del planeta, pudieron presenciar el mayor eclipse de sol del último siglo….

Texto publicitario: Pruébalo gratis!…

Véase que el texto pubilictario suele utilizar como recurso el imperativo en tanto que un texto de estudio respeta el presente.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *