Solfeo para niños: ventajas de asistir a clases de música

Solfeo para niños: ventajas de asistir a clases de música

Con frecuencia, los niños asisten a actividades extraescolares durante su niñez, sin embargo, pocas actividades son tan pedagógicas y educativas como la música. Los conservatorios y escuelas de música ofrecen una formación integral que puede ofrecer distintas perspectivas: clases de solfeo, aprender a tocar un instrumento o también, formar parte de un coro o de un conjunto instrumental. La música es un alimento de la mente y del corazón, por tanto, asistir a clases de solfeo permite a los niños liberar el estrés de las tareas académicas. Pero además, esta formación también educa la sensibilidad.

Así como la formación académica sigue una estructura concreta, la formación en escuelas de música también consta de diferentes cursos.

Razones para asistir a clases de solfeo

1. El niño tendrá un contexto distinto al del colegio. Esto le permite hacer amigos en un entorno diferente. Hacer amistad con compañeros con quienes compartir esta inquietud en común.

2. El alumno tiene la posibilidad de identificar posibles talentos personales que, a través de una formación gradual, pueden dar lugar incluso a una vocación profesional. Es decir, en la etapa adulta, muchas personas ganan un dinero extra al colaborar con orquestas.

3. La música es cultura a través de la que los alumnos adquieren unas nociones básicas o avanzadas de lenguaje musical. Este conocimiento ofrece unos recursos para analizar una obra musical en un concierto.

4. Además, la música también es un estímulo para fomentar la riqueza de vocabulario como muestra la experiencia de tararear la letra de una canción. Una fórmula pedagógica de aprender disfrutando.

5. Los alumnos superan nuevos retos personales. Por ejemplo, aprender una partitura compleja. Y esto aporta una agradable sensación de autoestima. El niño adquiere una disciplina de hábitos vinculados a un ocio cultural. Además, los conservatorios y escuelas de música también organizan conciertos en los que participan los alumnos. Esta experiencia aporta un sano sentido de la responsabilidad, del trabajo en equipo y de la superación del miedo a actuar en público.

6. La música también mejora la capacidad de atención y la memoria. Por tanto, esto también repercute de forma constructiva en los estudios.

Asistir a clases de solfeo es una oportunidad para adquirir un aprendizaje a largo plazo en una actividad extraescolar que, en realidad, es una preparación para el futuro.

Te puede interesar

Categorías

Consejos

Maite Nicuesa

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching y PNL.
Trabajo como redactora de medios digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *