Técnicas de estudio en la ESO para adolescentes

lectura adolescente

Es posible que tu hijo haya llegado a la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) sin saber estudiar correctamente. En la escuela, habitualmente, se exige que los alumnos aprendan los contenidos, pero no se centran en cómo deben aprenderlos, es decir, no se hace hincapié en las técnicas de estudio.

Es como empezar la casa por el tejado, puesto que para aprender correctamente es necesario que los alumnos tengan un buen conocimiento y unas buenas habilidades de técnica de estudio. En este sentido, si te has dado cuenta de que tu hijo no sabe estudiar correctamente es importante que las aprenda. Porque si no es así, quizá esté mucho tiempo estudiando sin aprovechar el tiempo realmente y que sus esfuerzos no obtengan el resultado que desearía. Saber estudiar acorta el tiempo de estudio ofreciendo mejores resultados.

A continuación vamos a darte algunos consejos para que orientes a tus hijos en el estudio y que sea capaz de interiorizar mejor el conocimiento y lo que es mejor, que aprenda a estudiar de manera autónoma, algo que le servirá para siempre, no solo para la ESO.

Crear una buena planificación

Es buena idea que tus hijos aprendan a enumerar las tareas diarias y las fechas de entrega de trabajo o las fechas de exámenes. Es una manera de planificarse el trabajo con tiempo y que después, no tengan el estrés de hacer todo a última hora y que se queden sin tiempo por eso.

Crear un calendario

Muestra a tu hijo cómo usar un calendario de pared grande y un conjunto de marcadores para realizar un seguimiento de todas las tareas. Puede asignar a cada clase un marcador de color diferente y escribir todas sus tareas, actividades y citas en el calendario. O puede usar un calendario en Internet y sincronizarlo con múltiples dispositivos, incluido su teléfono inteligente y ordenador portátil.

O también lo puede hacer de una manera sencilla: usar una agenda. Las agendas son un instrumento estupendo para poder organizar las tareas diarias y saber cómo organizárselas en un tiempo concreto.

Precio de los estudios universitarios

Crear un planificador semanal

Tu hijo puede desglosar la información en el calendario para hacer un plan de estudio para cada semana. Muéstrale cómo poner sus obligaciones para cada semana del calendario grande a un planificador semanal, asegurándote de que incluya tiempo para trabajar en cada tarea unos días antes de su vencimiento. O haz que imprima una lista semanal de su calendario en Internet y que lo tenga siempre a la vista en su dormitorio o zona de estudio.

Crear una lista de verificación diaria

Puede parecer una exageración, pero desglosar el plan semanal en una lista de verificación diaria también puede ser muy útil. Esta lista de tareas le ayuda a tu hijo a hacer un seguimiento de su día y ver cuánto progreso está haciendo. Es una buena idea para él enumerar las tareas de cada día en el orden en que debe hacerlas y anotar la hora específica de cada clase o cita.

El estudio

Una vez que tiene la planificación creada vendrá la parte más importante: el estudio. El estudio consiste sobre todo, en saber organizar la información, desglosarla en pequeñas partes, subrayar lo más importante, pasarlo a un esquema, estudiar y memorizar el esquema y después hacer resúmenes del contenido aprendido para saber si sabe todo lo estudiado o si tiene que reforzar en algún punto concreto.

Al principio puede parecer costoso, pero a medida que va cogiendo el hábito de estudio, le resultará mucho más sencillo y estudiará más rápido. Será capaz de encontrar las ideas principales y separarlas de las secundarias, sabiendo exactamente qué es lo más importante para estudiar.

Una vez que tu hijo comience a entender cómo tiene que estudiar se pueden hacer un plan de cosas que no se deben olvidar antes, durante y después del estudio:

  • El lugar de estudio es importante. Un lugar sin distracciones, con buen iluminación y una silla ergonómica es lo suyo. Puede ser en casa o en la biblioteca.
  • Tener siempre los materiales a mano para no tener que buscarlo en mitad del estudio.
  • Establecer recompensar, por ejemplo cada dos horas de estudio, 10 minutos de tiempo libre.
  • Tener la lista de verificación de estudio siempre a mano. Escribir todos los pasos que tiene que hacer para estudiar.
  • Tener un diario para escribir lo que tiene en la cabeza y sacárselo mientras estudia. Escribir todo lo que le esté distrayendo en su cabeza, cuando las escriba las detiene en su mente y cuando acabe de estudiar, podrás abordarlo.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)