Técnicas mindfulness para una mejor salud emocional

tecnicas-mindfulness

Lo primero de todo es saber qué es exactamente eso del ‘mindfulness’. El mindfulness, como término relacionado con la psicología, es la concentración de la atención y la conciencia, basado en el concepto de mindfulness o conciencia plena de la meditación budista. Dicho de otro modo, es una meditación no pasiva que consiste en tener una atención plena o conciencia plena sobre uno mismo: de nuestro ser, de nuestra existencia, de nuestro lugar, de todo lo que nos rodea en ese momento, etc.

A diferencia de la meditación normal, el mindfulness no es meditar para dejar la mente en blanco y “evadirse” así de los problemas y del ahora, sino que con esta técnica lo que se busca es ser consciente de todo: problemas, emociones, sensaciones, posibles dolores físicos, etc., eso sí, sin juzgar si es correcto pensar una cosa u otra y sin ir al pasado o al futuro, sólo centrándose en el presente, en el aquí y el ahora.

Realizar mindfulness de forma habitual ayuda a disminuir la ansiedad, la depresión y el estrés, además de que es utilizado desde la década de los 70 en terapias de psicología clínica y psiquiatría.

Cómo empezamos a practicar minfulness: Técnicas

A continuación, os vamos a dar 3 técnicas mindfulness para que podáis mejorar vuestra salud emocional y física y que podéis llevar a cabo desde vuestra propia casa.

tecnicas-mindfulness-2

Técnica 1: Minuto de atención plena

Esta técnica podrás realizarla en cualquier momento del día y en cualquier lugar, porque sólo necesitarás un minuto de tu tiempo para llevarla a cabo. Únicamente deberás enfocar toda la atención en tu respiración durante un minuto. Deja abiertos los ojos, respira con el vientre en lugar de con el pecho: inspira por la nariz y espira por la boca. Sólo concentra tu atención en tu respiración y en los sonidos de la misma… Si tu mente divaga en este minuto a otros focos de atención, devuélvela al punto de partida, es decir, a tu respiración.

Este ejercicio de un minuto te ayudará a restaurar tus pensamientos, a dejar de lado lo agobios que puedas tener en ese momento, y a focalizar tu atención en lo importante.

Técnica 2: Observación del entorno

La mayoría del tiempo vamos con prisas, y estas provocan agobios y sensación de falta de tiempo. Cuando esto te suceda, cuando necesites un pequeño parón en tu día, simplemente siéntate en un banco, una silla, una cama, el escalón de un portal… No importa el lugar, tan sólo observa lo que te rodea, sea lo que sea… Puede ser una taza de café humeante en una cafetería, un folio en blanco que cuesta rellenar, una pareja paseando por el parque… Simplemente observa. Esta observación consciente y plena te ayuda a liberarte de pensamientos estresantes y te produce la sensación de “estar despierto” y de que si paras unos minutos de tu día, no pasa absolutamente nada… Esta técnica es idea sobre todo para esas personas que andan estresadas y con falta de tiempo.

Técnica 3: Cuenta hasta 10

Si tienes muchas actividades que realizar y no sabes cuál priorizar, si te sientes estresado o estresada porque te falta el tiempo, simplemente cierra los ojos y cuenta hasta 10: Uno… Dos… Tres… Cuatro… Así hasta diez.

Si en el algún punto del conteo, la mente divaga a otros pensamientos, vuelve a empezar desde el principio. Prometemos que después de esos 10 segundos donde te has liberado de tus pensamientos, tendrás todo más claro y sabrás porqué actividad empezar en caso de que tengas mucho lío.

Esperamos que estas técnicas te ayuden en tu día a día y encuentres una mejora en tu bienestar diario.

Te puede interesar

Categorías

Consejos

Carmen Guillen

Cosecha del 84, culo inquieto de mal asiento y con múltiples gustos y aficiones. Estar al día en cursos es una de mis prioridades: nunca se deja... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Beatriz dijo

    Me resultan muy interesantes sus artículos y ls técnicas que publican. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *