Tipos de contratos de trabajo y sus peculiaridades

contrato laboral

Un contrato de trabajo es un acuerdo entre un trabajador y una empresa, por el cual el trabajador se obliga a prestar una serie de servicios por cuenta ajena a cambio de una determinada retribución. Existen diferentes contratos de trabajo teniendo en cuenta las características del propio empleo o trabajo.

En el siguiente artículo vamos a hablarte de las clases de contratos de trabajo que existen en la actualidad y de las características de cada uno de ellos.

Tipos o clases de contratos de trabajo

Los tipos de contrato laborales van a depender en gran medida de las necesidades que tengan las empresas y de las características que tengan los empleados. Los trabajadores que se engloben dentro de colectivos discriminados como trabajadores con incapacidad o personal en riesgo de exclusión van a contar con una clausulas específicas para su protección. De esta manera, en la actualidad existen los siguientes tipos de contratos de trabajo:

Contrato indefinido

Si estás buscando cierta estabilidad laboral, el contrato indefinido es el mejor para ello. Este tipo de contrato ofrece un vínculo laboral sin una fecha de finalización establecida. El trabajador presta una serie de servicios a la empresa sin tener la preocupación de que su contrato pueda llegar a su fin. Además de esto, el contrato indefinido suele tener otros puntos positivos como es el caso de la participación en programas de formación y ascenso dentro de la empresa.

Contrato temporal

Si lo que buscas es cierta flexibilidad en el trabajo, el contrato temporal puede ser la mejor opción para ello. Este tipo de contrato tiene una duración predeterminada y es ideal para proyectos específicos o necesidades temporales que pueda tener la empresa. Un punto a favor del contrato temporal es la experiencia que puede acumular el trabajador.

Contrato de formación

Si lo que te gusta es formarte y aprender, el contrato de formación puede ser tu elección ideal. Este tipo de contrato combina a partes iguales el trabajo y la formación, permitiendo al trabajador adquirir habilidades específicas mientras contribuye al éxito de la empresa. El contrato de formación aporta una serie de beneficios fiscales al propio trabajador.

contrato

Contrato por obra o servicio

Cuando las empresas necesitan cubrir un puesto de trabajo específico suelen recurrir al contrato por obra o servicio. Este tipo de contrato tiene una duración determinada y está vinculado a la realización de una tarea específica. Una vez realizada dicha tarea el contrato laboral llega a su fin.

Contrato a tiempo parcial

El contrato a tiempo parcial es una manera de equilibrar la vida laboral y personal del trabajador. Este tipo de contrato ofrece horarios flexibles y una carga de trabajo reducida para que la persona pueda tener tiempo libre para realizar otra serie de actividades.

Contrato de interinidad

El contrato de interinidad permite sustituir a un trabajador de la empresa por otro. Este tipo de contrato se utiliza para cubrir temporalmente la ausencia de un empleado, ya sea por motivos de maternidad, paternidad o incapacidad temporal. Una buena manera de poder entrar en el mercado laboral y ganar experiencia.

Contrato de prácticas

El contrato de práctica es el ideal para estudiantes que acaban de graduarse o que están a punto de hacerlo. Es una manera de entrar poco a poco en el mundo laboral. Este contrato va a permitir poner en práctica los conocimientos adquiridos durante los estudios en un entorno real de trabajo. Además de esto, es una oportunidad maravillosa para establecer conexiones a nivel laboral y para demostrar la valía de futuros empleados.

tipos contratos

Cuál es el contenido básico de un contrato de trabajo

Cada uno de los contratos laborales que hay, deben incluir por ley una serie de datos que detallen las condiciones y las relaciones laborales que se vayan a establecer entre el trabajador y la empresa. Los datos más importantes son los siguientes:

  • Datos de la empresa y del trabajador.
  • Tipo o clase de contrato de trabajo.
  • Centro en el que se va a realizar el trabajo.
  • Fecha del comienzo de dicho contrato de trabajo.
  • Fecha en la que va a finalizar el contrato de trabajo. En el caso de que el contrato sea temporal, debe indicar la duración del mismo.
  • Categoría profesional del trabajador y las funciones que va a realizar en la empresa.
  • Causa o motivo del la temporalidad del contrato.
  • Horario laboral y la duración de las vacaciones.
  • Las retribuciones que vaya a percibir el trabajador por la actividad realizada.
  • Convenio colectivo que se aplica al trabajador.

En definitiva, conocer los diferentes tipos de contrato laborales que hay es clave a la hora de poder gestionar de la mejor manera posible, las relaciones surgidas entre una empresa y los trabajadores presentes en la misma. Todo ello es clave a la hora de obtener unos buenos márgenes de productividad y para maximizar los recursos propios de la empresa.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.