Ventajas de vivir en una residencia universitaria durante el primer curso

Ventajas de vivir en una residencia universitaria durante el primer curso

Una de las decisiones que debe tomar cualquier alumno que empieza a estudiar en una universidad lejos de su domicilio habitual es la forma de alojamiento. Las residencias universitarias son una opción habitual durante el primer curso, periodo de adaptación por excelencia a una nueva etapa.

Conocer nuevos amigos

Así como en la universidad tienes la oportunidad de conocer a gente interesante, igualmente, gracias al amplio número de residentes de una residencia universitaria, también puedes hacer nuevos amigos. Y además, tienes la oportunidad de conocer a personas procedentes de distintas partes del mundo.

Si te gustaría conocer gente nueva para irte a vivir a un piso compartido durante el segundo curso, entonces, una residencia universitaria te ofrece la oportunidad de hacer nuevos vínculos durante el primer año.

Lo más interesante de una residencia de estudiantes es que vas a conocer a otras personas que están en tu misma situación vital. Por tanto, esto también aporta un extra de motivación en los estudios gracias al refuerzo positivo del poder del grupo. También vas a conocer a estudiantes de carreras muy diferentes. Esta experiencia es muy enriquecedora.

Una rutina establecida

Si buscas un entorno que te ofrece una rutina de horarios para organizar tu agenda personal, entonces, la residencia universitaria te ofrece este entorno de bienestar especialmente creado para impulsar al estudiante a concentrarse en sus tareas académicas.

Además, en una residencia universitaria puedes encontrar el perfecto equilibrio de sentirte acompañado pero teniendo tu propio espacio. Es decir, nunca te sentirás solo puesto que siempre que necesites ayuda podrás contactar con personal autorizado en la residencia.

No tienes que cocinar

Si no tienes experiencia cocinando menús variados, entonces, la residencia tiene el servicio de comedor. Y al poder asistir cada día a disfrutar del menú, gozas de la ventaja de no tener que molestarte en preparar los platos. Sin duda, una alimentación saludable es fundamental para mantener un perfecto rendimiento en los estudios. Por esta razón, tener una buena rutina de alimentación favorece tu salud, tu desarrollo emocional y académico.

En una residencia de estudiantes puedes dedicar tu tiempo principalmente a estudiar puesto que las tareas de limpieza de las zonas comunes son llevadas a cabo por personal específico.

Ubicación

Las residencias de estudiantes suelen estar situadas en entornos próximos a la ciudad universitaria. Por tanto, esta proximidad también te ofrece un ahorro de tiempo en los desplazamientos. Por tanto, esta cercanía te aporta la ventaja de la comodidad. Esto también supone un ahorro económico en transporte urbano puesto que podrás desplazarte a pie hasta las clases.

Agenda de ocio

Las residencias de estudiantes también cuentan con su propia agenda de ocio y actividades. Por tanto, podrás sumarte a aquellas iniciativas que te gustan. La etapa universitaria no se reduce al cumplimiento de unos objetivos académicos sino que es una etapa de crecimiento personal.

Sin duda, no todo son ventajas. Uno de los principales inconvenientes de algunas residencias universitarias es el precio mensual. Y también, estar condicionado por un horario determinado durante el fin de semana.


Categorías

Consejos

Maite Nicuesa

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching y PNL. Trabajo como redactora de medios digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *