El problema de la saturación

Saturación

La saturación de trabajo es algo que nos está pasando bastante durante estos días de festivos. Básicamente, nos cargamos con muchas tareas y, teniendo en cuenta que también tenemos que atender otros aspectos, al final no damos para tanto. Aunque en un principio pueda parecer algo bueno, lo cierto es que puede ser peor de lo que se dice. Sobre todo, porque nunca llegaremos a terminar las cosas que nos hemos propuesto.

A la hora de aceptar tareas, trabajos y deberes, hay que tener en cuenta que el día sólo dispone de 24 horas, lo que significa que tendremos todo ese tiempo para llevar a cabo lo que nos hemos propuesto. Si no podemos encajarlo todo, fracasaremos en los propósitos. En todo caso, lo ideal es que no nos saturemos con el fin de darle salida a todo.

En el caso de los estudios, no podemos olvidar que al final siempre nos mandarán tareas adicionales. Incluso serán los propios profesores los que se propondrán que aprendamos más… a base de deberes. Básicamente, nos irán proponiendo trabajos que tendremos que realizar sí o sí. Y eso implica una determinada cantidad de tiempo.

Nuestro consejo es básico, pero muy importante: no os saturéis de trabajo con el fin de que podáis hacerlo todo correctamente. Si veis que no llegaréis con el tiempo disponible, es posible que tengáis que bajar la carga con el fin de abarcar todo. También os aconsejamos que fabriquéis un pequeño horario con el fin de que podáis organizaros de una manera más exacta. Vuestro tiempo os lo agradecerá.

Te puede interesar

Escribe un comentario